folder Publicado en Uncategorized
El arte del plot twist. Diez de los mejores finales inesperados de la literatura
Andrea Pulido Watts comment 0 Comentarios

¿A quién no le gusta un buen final inesperado? La estructura narrativa que incluye un plot twist –un giro argumental en la trama de una historia– se ha vuelto popular en las últimas décadas y ya no sólo la vemos en la literatura, sino también en el cine y las series de televisión. Aunque a raíz de su uso excesivo esta técnica se ha vuelto un poco trillada, cuando sea emplea con precisión, ingenio y, a veces con un poco de humor, puede tener un gran impacto en una narrativa bien planteada. A continuación, les comparto algunos de los cuentos y novelas con finales inesperados que más me han sorprendido. Claro que sin spoilers para que corran a enterarse lo que estas historias revelan, si es que no las han leído:

  1. “El gato negro” de Edgar Allan Poe

En los últimos años la novela negra o el thriller se ha vuelto uno de los géneros favoritos en la cultura popular y se plasma en todos los medios de entretenimiento. Edgar Allan Poe es uno de los predecesores más importantes de este género y sus cuentos góticos son prueba de su increíble habilidad para escribir no sólo finales inesperados, sino completamente aterradores. En unas pocas páginas, la narración de “El gato negro” te deja con piel de gallina y, aunque el autor deja unas cuantas pistas en el camino, no les miento cuando les digo que hasta salté del susto al llegar al último párrafo.

2. “Circe” de Julio Cortázar

El mejor aprendiz de las técnicas narrativas de Edgar Allan Poe es sin duda Julio Cortázar. Le fue de gran ayuda traducir casi toda la obra del autor estadounidense al español, lo que le permitió perfeccionar su escritura y modernizar la literatura gótica en su narrativa corta. Me es difícil escoger un solo cuento de Cortázar, porque es uno de mis cuentistas favoritos, pero el final que me dejó más helada fue el de “Circe” de su antología, Bestiario. La verdad es que ni la minuciosa narrativa del autor argentino, que intenta mostrar algo turbio en medio de un romance repentino, te prepara para descubrir lo que se encuentra en ese último bombón que come su protagonista.

3. “Continuidad de los parques” de Julio Cortázar

Como mencioné, me es imposible escoger un solo cuento del escritor argentino y por esta razón también enlisto este que se encuentra en la antología, Final del juego. Creo que incluso este final es más inesperado que el de “Circe”, aunque menos aterrador. La historia es muy corta y realmente los sucesos no son tan importantes en la trama, pero sólo puedo decir que, si no lo han leído, les será muy complicado descifrar la línea que divide realidad de ficción.

4. Y no quedó ninguno de Agatha Christie

La verdadera maestra del thriller es Agatha Christie y gracias a su ingeniosa narrativa, ahora muchas mujeres escritoras siguen sus pasos y continúan transformando el género de la novela negra. Esta fue su obra más vendida y que irónicamente, a pesar de ser una novela policíaca, no tiene un detective que narre la historia. De inicio a fin, la autora se asegura de atrapar tu atención y, cuando crees que ya le llevas la delantera y estás a punto de descifrar lo que ocurre en esa noche misteriosa, gira por completo los acontecimientos y te deja de nuevo en un estado de confusión.

5. Rebeca de Daphne du Maurier

Contemporánea de Christie e igual de habilidosa para crear suspenso, Daphne du Maurier escribió desde la tradición gótica que le heredaron autoras como las hermanas Brönte. Su novela más conocida, Rebeca, tiene un final muy inesperado y algo controversial. Lo que más me gusta de su narrativa es que es difícil escoger un villano, porque sus personajes no son trillados y te permite hacer una introspección profunda de sus pensamientos.

6. Perdida de Gillian Flynn

La escritora y periodista, Gillian Flynn, ha escrito algunos de los thrillers más taquilleros de las últimas décadas y esta obra es un ejemplo de su destreza para imaginar personajes femeninos complejos. La historia no sólo vale la pena por su gran plot twist, sino también por los temas que estudia en la narrativa, como las dificultades que se viven en un matrimonio, las secuelas de una crisis económica y la manipulación tendenciosa de los hechos que tergiversan los medios de comunicación con el fin de conseguir más seguidores.

7. Pequeñas mentiras de Liane Moriarty

Liane Moriarty también es una experta en escribir personajes mujeres interesantes, con vidas complicadas que, aunque llevan un tono más dramático, no se alejan mucho de la realidad. Tristemente, las tragedias que rodean al grupo de amigas que protagonizan esta novela no son algo que sólo ocurra dentro del marco de la ficción. A través de secretos que se van develando poco a poco, la escritora muestra la fragilidad de vivir entre mentiras y violencia.

8. El club de la pelea de Chuck Palahniuk

Esta novela sobre psicosis, insomnio, revolución y la tóxica percepción de la masculinidad de Chuck Palahniuk, te dejará cuestionándote qué tanto de lo que conoces en tu realidad cotidiana es verdad y cuánto es una creación sarcástica de tu imaginación. Esta historia tiene uno de los mejores finales basado en los sueños y las preguntas filosóficas que hace mucho se hizo Reneé Descartes, como ¿si pienso, luego existo?

9. “La muerte de un funcionario público” de Antón Chéjov

El escritor ruso, Antón Chéjov, fue un experto en crear finales inesperados y abiertos a interpretación. Gracias a él se acuñó el término “el arma de Chéjov”, ya que aconsejaba a otros escritores a darle un uso imprescindible a cada elemento de su narración. Por eso, cuando empieza esta historia hablándole directamente a su público, “Los autores tienen razón, la vida está llena de improvisos…”, no lo hace en vano. Chéjov demuestra que un buen final inesperado también puede ser irónico y gracioso.

10. “Cuadraturín” de Sigizmund Krzhizhanovsky

Por último, pero no menos importante, es este cuento de la antología, La nieve roja, de un escritor soviético poco conocido, pero sumamente talentoso. Este es quizá mi final favorito de cualquier historia, porque además de ser inesperado y terrorífico, te deja reflexionando en el trágico destino de su protagonista durante muchos días. Es un cuento muy ad hoc a la actual pandemia, porque habla sobre el espacio claustrofóbico, el encierro y el temor al infinito paso del tiempo.

Agatha Christie Chuck Palahniuk Daphne du Maurier Edgar Allan Poe finales inesperados de libros gillian flynn Julio Cortázar Liane Moriarty plow twist

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.