folder Publicado en Listado literario
Peludos de cuatro patas que se robaron nuestro corazón en la literatura
Sharon García comment Un comentario

Por miles de años los perros se han postrado a nuestro lado, les hemos dado de comer, rascado las barrigas y les hemos puesto conos isabelinos, han sido nuestros compañeros de caza, nuestros vigías y nuestros amigos. Conocemos a los Corgis de La Reina, al San Bernardo con nombre de músico y al Gran Danés que resuelve misterios, hemos visto a millones de Lassies y también nos gusta la centena más uno de Dálmatas. Estaríamos dispuestos a revivir la escena del espagueti por una Cavalier Spaniel y le arrebataríamos a María Antonieta uno que otro Pug. Simplemente nos encantan los perros, no por nada son sus fotografías lo que mejor puntea en redes sociales. Por eso hoy juntamos y elogiamos dos de las cosas que más nos gustan, los perros y los libros, escritores que vieron en esas cuatro patas un personaje entrañable o una novela entera. Estos canes se han ganado nuestros corazones con tan sólo un renglón o nos han sorprendido en varias páginas, hoy no pasamos la mano al ratón, hoy pasamos la pata.

  1. Flush – Flush de Virginia Woolf

Virginia Woolf comienza el libro con una hermosa explicación del linaje Spaniel del protagonista de este libro, con la prosa tan hermosa que tiene Woolf nos presenta a Flush, toma los ojos del personaje para hacernos reflexionar sobre algunos puntos de la sociedad de su momento y también la de ahora. Es fácil suponer que los perros, aunque han evolucionado con el hombre, también tengan sus propias aspiraciones, sueños y perspectiva de las cosas que pasan con los humanos y también entre ellos. Flush es muy perspicaz y se da cuenta que su visión de él mismo en el espejo es diferente a la de otros perros, se da cuenta de cómo es tratado y cómo tratan a perros de otras razas, analiza la manera en la que bebe y come y cómo eso es considerado por otros perros que no tienen sus privilegios. No sólo es enternecedora, sino que es un homenaje a los perros que nos hacen compañía.

2. Argos – Odisea de Homero

Uno de los perros más emblemáticos de la literatura, tal vez el más emblemático de todos, es Argos, el acompañante de Ulises en la Odisea. Quizás está en la lista de cualquier devorador de libros o seguramente en el estante esperando a ser leído. Este gran clásico narra las aventuras de Ulises en su regreso a Ítaca, donde llega disfrazado de mendigo ya que otros hombres invadieron la isla en el intento de conquistar a su esposa y su reino. El único que reconoce a nuestro héroe es el Saluki que tras reconocerlo muere, aunque en realidad era un perro particularmente longevo lo cierto es que nunca le gustó la idea de que Ulises partiera de la isla sin su compañía, y fue su amo quien lamentó más de una vez la falta de Argos a su lado durante la Odisea.

3. Fang – Saga Harry Potter de J. K. Rowling

En la serie de Harry Potter, Fang nos es presentado como el compañero can (un jabalinero pardo) de nuestro amado Rubeus Hagrid, que tiene especial cariño por criaturas incomprendidas por los humanos o por los brujos, sin embargo, Fang es particular ante estas criaturas fantásticas porque al igual que Hagrid su enorme tamaño da una apariencia de ferocidad de la que carece, y no sólo eso, Fang es realmente miedoso y hasta un poco cobarde, sin embargo también es protector y sumamente cariñoso. En Harry Potter y la piedra filosofal cuando los niños van al Bosque Prohibido, Fang huye al encontrarse con la tenebrosa sombra de algo bebiendo la sangre de unicornio, pero es así como Hagrid y sus acompañantes se dan cuenta que Harry y Draco podrían estar en peligro.

4. Cujo – Cujo de Stephen King

Stephen King dice que no recuerda casi nada del proceso creativo o de escritura de este libro de terror psicológico, les aseguro que una vez más el libro es mejor que la película y King dice que es una de las adaptaciones que más le han gustado. Cujo es un perro San Bernardo de más de 100 kilos al que lo muerde un murciélago y lo contagia de una cepa de rabia particularmente virulenta, aunque cambia constantemente de punto de vista, King hace un trabajo excelente en cuanto al del perro, lo cual lo hace particularmente terrorífico ya que conocemos los dos lados de Cujo: el sano y bonachón y el enfermo y terrible.

5. Nana – Peter Pan de James Matthew Barrie

La Terranova que no confiaba en el niño que volaba, es uno de los perros más entrañables y emblemáticos de la literatura, no por nada Disney tomó esta historia para convertirla en uno de sus clásicos. Nana tiene la particularidad de ser una niñera a la que a decir verdad no es tan bien tratada por los Darling como debería, ya que tiene la labor de ser la niñera de los tres hijos de la familia y al mismo tiempo vive los menosprecios de ser una perra que a buenas deciden dejar afuera. Aunque en la particular noche en que Peter Pan los visita fue justo el hecho de que la dejaran afuera lo que la hizo recorrer las calles de Londres en busca de los padres, aunque no ha tiempo de prevenir la aventura que ya todos conocemos. Tal vez sí sea una de las mejores niñeras de literatura, menosprecios y todo incluido.

6. Toto – El maravilloso mago de Oz de Frank Baum

El acompañante de la inconfundible Dorothy es descrito como un perro pequeño, con pelo negro largo y sedoso y unos ojos negros grandes que brillan alegremente a ambos lados de su pequeña nariz. También es el único amigo de la protagonista adolescente que vive rodeada de adultos y de tareas en la granja de sus tíos. La huérfana que vive en Kansas es alejada de la granja a través de un tornado en parte culpa de Toto ya que el perro decide esconderse debajo de la cama y Dorothy decide ir por él, razón por la cual no llega a tiempo al refugio y como dicen el resto es historia.

7. Colmillo Blanco – Colmillo Blanco de Jack London

Pocas de estas historias tienen el punto de vista del can protagonista, Jack London en ese sentido supo que debía hacerlo así para ver a través del instinto de Colmillo Blanco las peripecias que el pobre sufre básicamente desde el momento en que nace. La mayor parte de la historia se desarrolla en los bosques helados de Canadá, donde Colmillo Blanco nace y luego es rescatado junto con su madre por una familia indígena que después lo intercambia por botellas de whiskey. Este libro ha sido estudiado como una metáfora de la propia urbanización del ser humano que deja atrás sus instintos básicos y se domestica.

8. Bull’ eye – Oliver Twist de Charles Dickens

Bull’eye es el perro del antagonista de esta aventura, su dueño, el terrible Bill Sikes, lo trata bastante mal, hecho que en estos días sería condenado por Greenpeace, PETA y hasta la WWF. Lo que sí es verdad, es el hecho de que Dickens retrata este maltrato como parte del conocimiento en que el animal se comportará de acuerdo a la educación de su dueño, en realidad Bull’eye es bastante inteligente y puede adivinar los movimientos de Bill incluso antes de que los ejecute, razón por la cual el perro suele ser huidizo, una prueba más de su inteligencia y su habilidad. Aún así el perro es muy fiel a su dueño, fidelidad que muestra después de la muerte de Bill.

9. El perro de los Baskerville de Sir Arthur Conan Doyle

En este caso el perro no es en sí el personaje principal y tampoco es en realidad propiedad de los Baskerville, sin embargo, la historia se desarrolla alrededor de su existencia. Aunque al principio se nos da la información de que es un animal infernal o bien una extraña leyenda fantasmal, en realidad el perro, traducido también como sabueso, es bastante real y es utilizado por su amo para reclamar una herencia. Aunque en este caso el perro no es malvado, es adoctrinado por su dueño para ejecutar ciertas acciones de moral dudosa poniendo en tela de juicio la propia moral del animal. El detective Sherlock Holmes de nuevo con pipa en mano resuelve el caso.

10. Chirli – La Perra de Pilar Quintana

Chirli debería de considerarse desde ya un emblema canino en la literatura, deliberadamente cuento a Chirli no sólo por ser una escritora mujer la que la crea sino también por ser la única latinoamericana en la lista. Aunque existan otros que pudieran tener el mismo o más peso, lo cierto es que en esta novela Pilar le da un protagonismo especial a la perra haciendo que su dueña le transmita cariño y melancolía poniéndole el nombre de aquella hija que hubiese querido tener. Chirli se convierte en la vasija de todos los sentimientos de búsqueda de la maternidad de Damaris y al mismo tiempo de sus frustraciones.

A través de estas 10 historias los perros son personajes complejos al igual que sus propios dueños o aquellos humanos con los que conviven, realzan su propia personalidad y crean lazos afectivos no sólo con los humanos a los que acompañan sino con otros animales. Al final se convierte en un vehículo para hablar de nuestra propia historia y cómo nos hemos desarrollado en ella. Desde aquellos perros lobo que no pueden dejar atrás sus instintos hasta aquellos finamente educados que tienen el privilegio de mirar al espejo y contemplarse. Estos animales de compañía no por nada son inspiración de estas maravillosas aventuras que nos dejan lecciones y nos permiten desarrollar nuestros propios instintos y nuestra visión para entender el mundo desde otra perspectiva.

Argos Bull eye Colmillo blanco Cujo Stephen King El maravilloso mago de Oz El perro de los Baskerville Flush Harry Potter La perra libros sobre perros Odisea Oliver Twist perros en la literatura Peter Pan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.