folder Publicado en Reseñas
¿Y si Sherlock hubiera tenido una hermana?
Diana Sánchez comment 0 Comentarios

En Una habitación propia, Virginia Woolf se hizo la pregunta “¿Y si Shakespeare hubiera tenido una hermana? ¿Y si ella fuera igual o más ingeniosa que el mismo William? ¿Qué hubiera pasado?”. Esta misma pregunta pareció hacerse la escritora Nancy Springer con Sherlock Holmes… ¿Y si hubiera tenido una hermana? Así, se imaginó a una joven Enola Holmes, la hermana pequeña del famoso detective.

En una serie de novelas cortas, Enola demuestra su inteligencia y fortaleza frente a la desaparición de su madre, de quien sus hermanos sospechan que huyó con una fortuna reunida a expensas de Mycroft, el mayor de los Holmes, conjetura que Enola no comparte y hará todo lo posible para descifrar a dónde pudo haber ido.

Mientras esto sucede, la joven de 14 años es obligada por Mycroft a acudir a una escuela para convertirse en una señorita, porque, por más inteligentes que sean los Holmes, siguen siendo hombres conservadores en una época en la que las mujeres no tenían ni el derecho al voto.

Es ahí cuando Enola decide emprender la huida mientras sigue investigando dónde se encuentra su madre, apoyándose de algo que sus hermanos jamás tendrían: capacidad de empatía, porque ella conocía a su madre mejor que nadie, y además de la sangre las unía su género.

Así, Nancy Springer nos muestra a una Holmes igual de intuitiva y perspicaz que sus hermanos, que además es mucho más joven y por lo tanto más enérgica y curiosa.

Al leer las historias de Enola, no pude evitar pensar en la pregunta de Virginia Woolf, ella concluyó que, si Shakespeare hubiera tenido una hermana igual de brillante, no hubiera podido progresar ni impulsar su creatividad por una simple y sencilla, aunque hiriente, razón: sería una mujer rodeada por hombres conservadores en una época conservadora. Una en la que a las mujeres no nos consideraban seres pensantes, donde lo único que podíamos hacer era zurcir calcetines, cocinar y servir a los hombres.

¿Quieres saber más?
Da clic aquí

Aunque todavía falta mucho por hacer, afortunadamente los tiempos van cambiando y, con ellos, deben cambiar las historias que les contamos a nuestras niñas. Es por eso que, si bien las novelas de Enola Holmes siguen mostrando el rechazo hacia la capacidad de las mujeres de la época de Sherlock, Springer muestra guiños hacia otras formas de pensar: el movimiento sufragista en Inglaterra, la literatura de otras mujeres y la actitud de la propia Enola, que escapa porque se niega a ser la “señorita” que sus hermanos quieren que sea.

Enola Holmes Nancy Springer Sherlock Holmes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.