folder Publicado en Reseñas
A 12 años luz del sistema solar
Cecilia Barboza comment 0 Comentarios

“Pestañeo. Otro destello de memoria… Esto es real, el Sol está muriendo, recuerdo que lo llaman el problema Petrova y creo que mi trabajo es resolverlo… estoy en un pequeño laboratorio sin tener idea de quién soy, sin ninguna ayuda y con dos compañeros momificados. Lloro, me ocurre sin previo aviso, recuerdo fragmentos amontonados… Tripulación, éramos una tripulación, y yo soy el único que queda. Esto es una nave espacial. Ahora lo sé…”

En esta historia, la del Proyecto Hail Mary de Andy Weir, autor de El marciano, el Dr. Ryland Grace despierta en una nave espacial, con un cuadro de amnesia temporal y poco a poco va recordando toda la serie de circunstancias que lo llevaron a encontrarse a 12 años luz de distancia del sistema solar, camino a la estrella Tau Ceti, para descubrir alguna forma de evitar que el Sol se consuma y salvar a la humanidad de su extinción. Junto con él comienzas a entender cada una de las circunstancias que lo han puesto en una misión tan urgente y desesperada, experimentas el desasosiego y la angustia de la posibilidad de fracasar en cada uno de los pequeños y grandes retos que supone encontrar respuestas, sientes la responsabilidad y el peso abrumador de que de ti dependa la supervivencia de la raza humana.


A lo largo de la travesía, podemos seguir una narración que va en dos direcciones opuestas dentro de una línea temporal, la primera que se conforma por los recuerdos de Grace, desde los más actuales hasta los más antiguos (descubrimos los aspectos de su personalidad, sus creencias y la persona que era). La segunda dirección nos narra la transformación que se va gestando poco a poco, en el presente, dentro de la nave Hail Mary; hasta llegar al punto donde todo lo que Ryland conocía de sí mismo parece tan lejano, que solo le queda dar un salto al vacío, cargado de fe, donde ya no hay nada más que perder, esperando que por una ligera cuestión de suerte el rumbo se corrija y su
vida tome el sentido que hasta el momento se ha negado a aceptar, por miedo.


Proyecto Hail Mary es una novela donde todo el tiempo se resuelven incógnitas y se develan secretos, la narración es muy ágil y utiliza un vocabulario sencillo, a pesar de que toda la trama está plagada de terminología científica; en ese sentido, el autor toma una excelente decisión en la construcción del personaje del Dr. Ryland al ser un profesor de ciencias, lo que permite que la explicación de conceptos de física, ingeniería y biología se realice de una forma muy simple. Los capítulos son cortos y los continuos flash backs te mantienen enganchado a la trama, por lo que no encuentras momentos de aburrición. Otro acierto es la ambientación que logra, mediante la descripción sensorial que experimentan los personajes al cambiar la densidad, la iluminación, la temperatura, la velocidad, las texturas y los olores del entorno.


Finalmente, Andy Weir nos presenta el desarrollo de una amistad a prueba de todo, a través de la creación de lazos de confianza y apoyo mutuo, sin importar que tan diferentes sean uno del otro, el lugar del que provienen, las cosas que creen, la forma en la que se comportan o incluso los obstáculos para comunicarse. Cuando por fin aceptan que las diferencias entre ellos hacen que se complementen y abracen aquello que es “contrario”, llega un nivel máximo de comprensión; donde el riesgo a la decepción los abandona por completo y saben que solo colaborando y trabajando
juntos tendrán posibilidades de enfrentar todo aquello que pueda ocurrir.

Andy Weir ciencia ficcion El marciano Proyecto Hail Mary

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.