Del humor

El humor es una de nuestras señas más particulares, uno de los rasgos de nuestra condición impar en el mundo. A éste podemos sumar el lenguaje, la conciencia y la capacidad de sentir y padecer el paso del tiempo. No hay más, nuestra singularidad biológica no se funda en otra cosa —acaso, también, en el carácter oponible de nuestros pulgares—. Otros hábitos y ademanes, como la razón, la esperanza, la poesía, la crueldad y el hastío, no son más que combinaciones o derivados de aquellos estigmas primarios. Tal es hombre: un animal que se reconoce en el espejo de sus conexiones nerviosas, que se inventa y se cuenta su propia historia, que sabe que va morir y que ríe entre dientes pues encuentra algo de gracia en todo eso.

El humor no es uno; su diversidad de tonos, registros e intenciones hace imposible toda tentativa de definición y taxonomía. Son numerables, sin embargo, sus fibras más básicas y constantes: sus pies ligeros y su dentadura crítica, sus propiedades distensoras, su complicidad con la alegría y el ingenio, su voluntad de sorpresa, su insistencia en cifrar el mensaje, su capacidad para evadir o volver tolerable la desgracia, su función desacralizadora. Aunque el balance de estos elementos sea diferente en cada caso, otro denominador resulta común a toda manifestación humorística: su dualidad, su espíritu bifronte. Irrevocablemente humano, no podía ser de otra forma: el humor lleva la ambigüedad en la sangre. El gesto humorístico destruye tanto como construye, libera y alivia tanto como corroe y erosiona. Si resulta absurdo es sólo porque concentra una enormidad de sentido, si parece leve e irresponsable, es sólo porque sabe que ese lugar existe, pero que no llegaremos nunca. Porque el humor opera con una lógica precia e implacable, pero las conclusiones de sus silogismos siempre son intraducibles a términos racionales. Todo lo desestabiliza. Todo lo nivela.

Un aforismo de Georg Christoph Lichtenberg informa: “Primer paso de la inteligencia: criticarlo todo. El segundo: soportarlo todo.” Es el humor el grupo de músculos que abre ese compás y permite el movimiento.

Romeo Tello A.

abril de 2015

Otros textos de Redacción Langosta

Antón Chéjov

En 1876 la familia Chéjov, arruinada por un amigo, se trasladó a...
Leer más

Deja un comentario