Chuck Palahniuk

Asistió a la Universidad de Oregon en donde estudió la carrera de Periodismo y, después de graduarse, trabajó durante un corto tiempo en un pequeño periódico local de la ciudad de Portland, pero se cansó al poco tiempo de ese trabajo y se dedicó a ser mecánico diesel: pasó varios años arreglando camiones y redactando manuales técnicos. Fue hasta después de los 30 años que decidió retomar la escritura creativa y tomó unos talleres para escribir ficción, fue una gran decisión, porque esos talleres le sirvieron para empezar a escribir su bestseller. Después de darse cuenta del éxito, publicó otras dos novelas en 1999: Superviviente y Monstruos invisibles. A partir de ese año, no ha perdido el ritmo y publica casi un libro al año.
Los temas de sus novelas y su estilo están muy influenciados por experiencias personales, como él dice, la verdad es más extraña que la ficción. Una de las características más notorias de su narrativa es que los relatos de sus novelas a menudo comienzan por el final y se van hacia atrás hasta llegar al origen de la historia, alternando entre la narrativa lineal y flashbacks. Acostumbra mantener los diálogos de sus personajes cortos, reales, tal como la gente habla en la vida real para ser lo más realista posible y sumergir al lector de lleno en la historia.
Palahniuk se mantiene al día, no es un autor que se aleje de sus admiradores ni prefiere el anonimato, al contrario, se vale de la tecnología para estar cerca de ellos vía su página de internet (chuckpalahniuk.net) e interactuar cuando sea posible, incluso ayudándolos con consejos acerca del arte de contar historias a manera de ensayos en su página, una especie de guía personal para los que tengan la inquietud de empezar a escribir, esperando que sirvan de ayuda como los talleres que él tomó alguna vez y lo inspiraron a ser el destacado autor que es hoy en día.

Sigue leyendo por temas:
, ,
Otros textos de Redacción Langosta

Homenaje a Gabriel Zaid

EDUARDO MEJÍA Hace un poco más de 20 años, en la revista...
Leer más

Deja un comentario