folder Publicado en Listado literario
Personajes que deberían tener una biografía
Estefani Ailyn Salazar Zavala comment 0 Comentarios

Las biografías nos permiten encontrar datos de personas que han dejado un legado a la humanidad en las artes, ciencias, literatura y otras ramas del conocimiento y la expresión, pero ¿qué ocurre si los encargados de realizar el recuento de datos de los personajes que han marcado el mundo olvidan a los pequeños talentos? Entonces nos hallamos ante la desmitificación del arte y el saber contemporáneo, acto en el cual no debemos recaer puesto que, así como en su tiempo no se valoró suficientemente lo que otros hicieron, probablemente descubramos el valor de dichas personalidades hasta que su herencia lleve años en el olvido y sean las generaciones futuras las que descubran el verdadero valor de sus obras. A continuación una lista de personajes que deberían tener una biografía:

Fuente: facebook.com/EnriqueSegarra45

1.- Enrique Segarra – Fotógrafo mexicano

Usualmente, cuando se piensa en fotógrafos prominentes nos remitimos a los que son de otras nacionalidades como Steve McCurry o Alfred Eisenstaedt y dejamos de lado a grandes pintores de la luz como Enrique Segarra, quien justamente hace eso: delinear por medio de las variaciones luminosas el México de la antigüedad. En sus fotos muestra aspectos como la pobreza, la religión y la vida cotidiana que en general se vivía hace años en la ciudad. Crítica social, originalidad y creatividad son las características de sus obras, las cuales tienen otra peculiaridad: al ser originalmente tomadas de forma análoga no hay copias físicas con la calidad y el valor emocional que el autor imprimió en cada una de sus fotos, en sus líricas de luz envueltas de nacionalismo.

Fotografía: Enrique Segarra



2.- Agnès Varda – Cineasta belga

Abuela de la “Nueva ola francesa” y del cine feminista. Agnès es un ejemplo para las mujeres feministas ya que, por medio de sus obras, logra lo que nadie en su época había logrado: fomentar la sororidad y la mirada estética de los desnudos femeninos. Deja de lado la postura vulgar y toma sensibilidad, no sólo con la posición de la mujer en la sociedad, sino con la situación en general que se vive en el mundo: desperdicio y pobreza vistos desde una perspectiva realista sin llegar a ser inquisitiva. Agnès filmo con cámara en mano y supo apreciar los errores el arte y retomar en el cine lo que la sociedad olvidaba.



3.- José Mújica – Ex presidente de Uruguay

No sucede a diario que un presidente se preocupe por la situación de la nación y literalmente se ponga en sus zapatos. Pepe Mujica lo hizo y, pese a alcanzar la presidencia de una nación, nunca olvidó su humildad y los ideales que lo llevaron al poder: justicia y equidad, valores que lo orillaron a percibir un salario mínimo durante su gestión y preocuparse por la educación de la población de su país, así como de la difusión de la cultura en los jóvenes a quienes siempre consideró como la potencia del cambio, los verdaderos generadores de la transición social y la revolución cultural.

Fuente: Arthur Pequin photographe

4.- Julie Maroh – Historietista francesa

Julie es una joven artista que publicó la obra en la que se basó la famosa película La vida de Adele. Preocupada por el detalle y el amor, la autora retrata por medio de su obra la realidad amorosa que vive una pareja lésbica y las dificultades a las que aún en pleno siglo XXI se siguen enfrentando las novias y novios que se encuentran fuera de lo heteronormado por la sociedad. Sensible, realista y progresista, así definiría su obra, la cual considero como un buen inicio para ver la realidad a todo color y permitir que la luz se refleje en el arcoíris del amor.

Fuente: Amazon

 

Fuente: Gatopardo

5.- Ryszard Kapuściński – Periodista polaco

Sus textos periodísticos son, desde mi perspectiva, de los más ricos que se tiene registro, ¿por qué? Porque incluso sin imágenes, video o audios puedes sentirte inmerso en las escenas que el periodista recrea. Sus habilidades literarias son una exquisitez, pero su rigor indagatorio es lo que culmina mi admiración por este personaje. Viajar, escribir, memorizar, arriesgarse y, además, dotar a sus textos de lo que los periodistas modernos seguimos sin lograr definir, eso que te hace querer devorar un texto pero que a la vez te ayuda a retener la información que lees, lo que coloquialmente se llama “color” y que yo más bien considero la esencia del escritor, aquello que lo define y compone, eso que Kapuściński tenía para dar y regalar.

Agnès Varda Enrique Segarra José Mújica Julie Maroh Kapuściński La vida de Adele Pepe Mujica Ryszard Kapuściński

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.