La realidad a través de un esbozo matemático

Nuestra cotidianidad no es exigente con la ciencia, las matemáticas, la física. Los detalles científicos particulares pasan desapercibidos en nuestro día a día. Vivimos de forma imperceptible las ventajas y desventajas del conocimiento científico moderno producido por la humanidad. El camino a la realidad reta esta apatía.

Roger Penrose es uno de los matemáticos actuales más prominentes y en esta obra resulta un notable filósofo que puede resolver y compaginar las cuestiones matemáticas más elementales de forma práctica. Su capacidad genera interesantes polémicas en los temas de mayor complejidad en las recientes áreas de investigación, no sin dejar de lado, claro, una muy interesante reflexión filosófica que nos dirige finalmente hacia un entendimiento pragmático.

A través de esta obra — que parte de la matemática elemental y que evoluciona de forma consciente y progresiva para el lector no científico— se puede ir desdoblando lo que el autor llama el “camino a la realidad”, que es el conocimiento matemático necesario y elemental interpretado para tener una mejor comprensión de la realidad tangible e intangible, de la realidad imaginaria que otorgan los números complejos, de los bucles que permiten que las dimensiones se entrelacen casi infinitesimalmente entre ellas y que de esta forma construyen nuestro mundo.

Ahora bien, hay que reconocer que la dificultad de esta obra es extensiva. Según los requisitos del lector, aquel que se diga avezado se encontrará cómodamente con el teorema de Pitágoras en áreas semejantes a la mecánica clásica y la mecánica newtoniana; el electromagnetismo, los campos clásicos y Maxwell; la mecánica cuántica que permitió a Dirac predecir la existencia del positrón. Los capítulos del libro avanzan hasta los confines de la ciencia moderna, más allá de Einstein, que permiten entender el universo primitivo, donde la teoría unificada de la física aspira a comprender el universo actual y futuro.

Basta y sobra leer esta pieza de literatura que a juicio propio surge como el compendio matemático-filosófico mejor aterrizado en la divulgación científica, que además fructifica interactivamente, pues el autor dirige preguntas al lector en tres diferentes niveles de complejidad para que a nivel personal, según la profundidad con la que se desee analizar, se pueda tener un mejor entendimiento reflexivo (si así se quiere), o guiado hacia la realidad.

Otros textos de Axel Méndez Gallegos

La realidad a través de un esbozo matemático

Nuestra cotidianidad no es exigente con la ciencia, las matemáticas, la física....
Leer más

Deja un comentario