folder Publicado en Reseñas
La caja de música de Margaret Atwood
Karina Sosa comment 0 Comentarios

Ciertos hechos resultan envueltos en una pesada bruma. Como tras un velo, nos son mostrados por el viento apenas unos instantes, sin saber realmente lo que ocurrió. Pesadas cortinas aíslan los hechos. Y son ciertos libros los que arrojan algo de luz a existencias que parecen carcomidas por la polilla. Quizá este sea el caso de Alias Grace, de Margaret Atwood, cuyo nombre vuelve a resonar en estos días. Quizás nuestro miedo a enfrentar otra catástrofe que nos aniquile y nos devaste, nos han hecho mirar a la ficción que Atwood escribió desde 1984: El cuento de la criada y que con el tiempo se fue transformando hasta convertirse en una siniestra posibilidad debido al escenario desgastado del mundo. La historia contada en El cuento de la criada y después en Los testamentos habla de un mundo en el que la mujer tiene un papel central, pero también un rol marginal. 

En Alias Grace, Atwood nos sitúa en 1843. Una joven, Grace Marks, cumple una condena por el asesinato de Thomas Kinnear y Nancy Montgomery. Por este crimen fue arrestado también James McDermmont, quien trabajaba con Grace en la casa Kinnear. A él lo colgaron, después de uno de los juicios más controversiales de la época. 

No sabemos si Grace ha sido realmente cómplice del asesinato. Somos invitados a su condena, a la solitaria existencia en una cárcel canadiense de mediados del siglo XIX. Importa poco si ella realmente se manchó las manos de sangre, la vida de Grace ha sido un calvario y parece que de cualquier forma, esta chica inteligente, pelirroja y extrañamente bella acabaría muy mal, por el simple y llano hecho de ser  joven, migrante y mujer.

La historia parece transcurrir en la mente de Grace. Flashes de recuerdos, evocados acaso como parte de la terapia del doctor Jordan, que intenta investigar la vida de esta famosa convicta. Él parece ser un pionero del psicoanálisis, un joven que quizá pueda ofrecer una salida a Grace, que trata de llevar, pese a todo, una vida decorosa y metódica. ¿Qué más podría hacer? 

Ciertas personas se afanan en la inocencia de Grace, como el reverendo x, que no deja de abogar por su libertad y que confía en su inocencia. La gran mayoría de la sociedad de su tiempo consideran a Grace un ser monstruoso, que fue capaz de asesinar a sangre fría a su empleador y a su ama de llaves (y amante de éste). 

Como suele ocurrir en la escritura de Margaret Atwood, en Alias Grace se condensan a profundidad diversos aspectos de lo femenino. La vida de Grace Marks hace posible la mirada a la condición femenina y a la autoinvención, a la creación de una propia personalidad frente a una sociedad que por momentos se vuelve opresiva. Se trata de una novela cuyo lirismo e interiorización hacen un relato ligero, a la vez que por momentos angustiante, sin abandonar la belleza de la mirada de Grace, que algunas veces parece el ser más inocente del mundo y en otros una asesina consumada y una psicópata. 

Margaret Atwood, 2009

Pienso también que Margaret Atwood ha creado un rompecabezas de posibilidades: visiones femeninas diversas. Grace parece una mujer que habita en una caja de música y nos cuenta algo de nuestro pasado. 

Alias Grace Atwood autora autora canadiense Canadá El cuento de la criada literatura Los testamentos Margaret Atwood

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.