folder Publicado en Reseñas
Todas somos Liliana
Adriana Velarde comment 0 Comentarios

“En un mundo descomunal / siento mi fragilidad”

Lucha de gigantes, Nacha pop

Liliana Rivera Garza, única hermana de Cristina Rivera Garza, fue asesinada el 16 de abril de 1990 por Ángel González Ramos, su expareja, y quien al día de hoy sigue libre. En aquel entonces el término feminicidio aún no se utilizaba para tipificar el delito de asesinato hacia las mujeres, era una época donde había más silencio sobre el maltrato de pareja, y fue eso lo que no dejó escapar a Liliana, le faltaron las palabras para poder decir lo que le estaba sucediendo, para encontrar las señales de alerta que le anunciaban que algo no estaba bien, que con Ángel su vida corría peligro.

Pasaron más de tres décadas para que Cristina Rivera Garza pudiera encontrar la fuerza para desempolvar las cajas donde habían estado guardadas por todos estos años las pertenencias de su hermana, para encontrar las palabras y dar vida a este libro, El invencible verano de Liliana. ¿Quién podría decir que 30 años son muchos cuando se vive en un duelo permanente? Aquí no importa el tiempo, importa el dolor, las mujeres, las familias, la impunidad.

Mientras leía el libro recordaba mi infancia, mientras mamá tenía que trabajar, mi hermana mayor cuidaba de mí, me alimentaba, me vestía. Laura, además de ser mi hermana también es mi amiga, mi hombro para llorar cuando algo no va bien, y mi cómplice.

Leo y pienso en Laura y en Liliana Rivera Garza, sólo un año mayor que mi hermana. ¿Habrían podido ser amigas y coincidir en algún punto de sus vidas? Pienso en Liliana y pienso en mis sobrinas, primas y amigas, en si podrán estar seguras siempre y saber reconocer si el peligro esté cerca. Pienso en mi hija, en que crecerá y querrá ser libre, libre como lo fue Liliana, y entonces ya no podré cuidarla.

Pienso en Liliana y pienso en Montserrat Bendimes Roldán, aquella chica asesinada el pasado 17 de abril por Marlon Botas Fuentes, su novio, en Boca del Río Veracruz. Pienso también en todas aquellas jóvenes que perdieron la vida a manos de su pareja, la persona en la que alguna vez confiaron y de la que no pudieron escapar.

A través de 302 páginas podemos conocer a la chica de 20 años amante del cine y la literatura, de la música y de la vida, de la libertad que encontró al mudarse a un pequeño departamento en Azcapotzalco para poder estudiar lo que más le apasionaba: arquitectura. Liliana era una chica feliz, amorosa, siempre a lado de quien más lo necesitaba, era “la mamá” de su grupo de amigos, quienes en este libro forman una parte esencial para descubrir a Liliana, su día a día, sus sueños, sus secretos.

Leer El invencible verano de Liliana es recorrer sus pasos, aquellos lugares que hemos visitado y que Liliana también visitó durante su paso por esta Tierra. Es tratar de imaginar sus risas, sus pláticas, sus escritos, sus paseos, sus sentimientos, revivirlos en nosotros, aunque no hayamos sido parte de su tiempo. Es querer estar ahí, con sus padres y su hermana en el difícil momento de despedirla, es querer abrazarlos, es llorar junto con ellos. Es darnos cuenta de que su recuerdo quedará impregnado en todos nosotros.

Y debes de saber, Liliana, que has dejado huella en este mundo, el mundo que no escuchó tu voz. Hoy, a través de tu hermana podemos sentirte cerca y agradecer tu paso por esta vida. Te escribo estas líneas, Liliana, porque leer sobre ti me hizo sentir que te conocía de toda la vida, que —de haber coincidido en el tiempo y espacio—, me hubiera gustado ser tu amiga, participar juntas en el coro de la canción de Café Tacvba, escuchar a Serrat y a Sabina. Te escribo a ti porque vives en este libro y en los seres que más te amaron. Exigiremos justicia por ti, por Montserrat, por aquellas familias que también han tenido que callar su dolor ante una sociedad indiferente. Su muerte no quedará impune, el patriarcado se va a caer, al patriarcado lo vamos a tirar.

**Si tienes información que pueda ayudar a dar con el paradero de Ángel González Ramos, por favor escribir al correo:

elinvencibleveranodeliliana@gmail.com

¿Lo reconoces?

Ángel González Ramos,

Ángel González Ramos Cristina Rivera Garza El invencible verano de Liliana Liliana Rivera Garza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.