folder Publicado en Listado literario
Sofi Oksanen, la historia editorial finlandesa más destacada internacionalmente de los últimos años
Carlos Priego Vargas comment 0 Comentarios

Con Purga, que apareció en inglés dos años después de haber ganado el premio literario más prestigioso de Finlandia, Sofi Oksanen alcanzó la cima de las listas nacionales de libros más vendidos, aquí algunas claves para acercarse a su obra.

Las novelas de Sofi Oksanen pueden leerse en pequeñas dosis (yo personalmente recomiendo hacerlo en cantidades elevadas), pero escucharla en directo es una experiencia que debe gozarse por lo menos una vez en la vida. La novelista, políticamente comprometida, cuya obra se centra en los conflictos de Europa del Este (se puede decir que se convirtió en una investigadora o espía de la historia reciente de Estonia y Finlandia y, de paso, de la catastrófica Europa del siglo XX), no duda en afirmar que “hay falta de comprensión” sobre la región. El mundo no sabe lo suficiente, dice, “desgraciadamente, la historia se repite y no aprendemos de ella. En distintos países, estamos llegando cada vez más a ultranacionalismos. Hay países en la antigua Europa oriental como Bielorrusia, Hungría o Ucrania, que se están convirtiendo en dictaduras”, (ya avisé que lo político es parte medular de su escritura). “No se puede separar lo individual del conjunto”, señala cuando algún periodista le pregunta por la herencia más amarga de los conflictos bélicos europeos. Hay quien lidia con lo individual; ella prefiere adoptar una visión de conjunto.

Y continúa abriendo el panorama: “me preocupa explorar las consecuencias de la segunda guerra mundial que han moldeado nuestra visión de Europa”. Sin embargo, como es comprometida con varias causas apunta en una nueva dirección: “escribo sobre cómo afecta la corrupción a la vida diaria de la gente corriente, las consecuencias del sistema corrupto que marcó el camino hacia la revolución en 2014 y a la actual guerra de Ucrania”.

Magnífico: Oksanen no solo firma libros, sino también retratos inquietantes del mundo actual. Desde luego, su participación en las artes de formas aparentemente inofensivas, trasmutada en literatura subversiva en los mundos sometidos a un control estricto, no pasa desapercibida: nuestra novelista fue reconocida por el Premio de Literatura del Consejo Nórdico —en 2010 por Purga (Salamandra, 2011)— y el Premio Nórdico de la Academia Sueca —por el conjunto de su obra entre las que destacan: El parque de los perros (Salamandra, 2022) y Norma (Salamandra, 2020)—. Aparte de Tove Jansson, que una escritora finlandesa sea traducida al inglés es un hecho insólito. A propósito de la traducción para el mercado angloparlante de Cuando las palomas cayeron del cielo (publicado en español por Salamandra en 2013) sentenció: “sabemos sobre el colonialismo británico. El colonialismo ruso no es tan conocido” y complementó: “Rusia es un estado que busca explotar y colonizar a sus vecinos europeos”. Algunos describen la obra de Oksanen —sobre todo por los episodios de asesinatos, violencia sexual y traiciones familiares que abundan en sus libros— como la clásica literatura policiaca que se escribe en Europa, pero tras el asesinato de Borís Yefímovich Nemtsov a doscientos metros del Kremlin, en febrero de 2015, los hechos le dan la razón y la colocan a una buena distancia de Stieg Larsson.

Criada en el seno de una familia formada por un electricista y una madre ingeniera estonia, Oksanen recibió una educación profundamente influenciada por la historia de Finlandia, pero no le enseñaron nada del país limítrofe con el Mar Báltico y tuvo que llenar los vacíos con la historia oral. Su familia refleja las divisiones de Estonia del siglo XX. Su abuelo se unió a Forest Brothers, un grupo partidista que luchó contra el gobierno soviético durante y después de la guerra. Aceptó la amnistía tras la muerte de Stalin. Uno de los hermanos de su abuelo fue deportado a Siberia. Otro llevó a cabo las deportaciones y posteriormente fue aclamado como un héroe de guerra comunista. Es una típica historia estonia. Los países bálticos estaban doblemente ocupados, por lo que estas historias eran comunes. Había víctimas del terror sentadas alrededor de la misma mesa con personas que habían sido herramientas de ese terror. Su cuarta novela, Cuando las palomas desaparecieron, traza estos amargos conflictos intrafamiliares. Cuenta la historia de dos primos. Uno, Roland, es un luchador por la libertad de Estonia; el otro, Edgar, se convierte en un entusiasta servidor de los nazis. La historia cambia entre los periodos de 1941 a 1944 y de 1963 a 1966. Durante los años soviéticos, Edgar se reinventa como un comunista leal. Es un policía secreto. Ambicioso y ansioso por un puesto en la RDA, escribe una historia soviética oficial de la ocupación «hitlerista» en tiempos de guerra. En Cuando las palomas desaparecieron, la ficción se cuenta sin horror ni juicio y la autora recuerda al lector que, independientemente de lo que haga la gente en tiempos de guerra, son criaturas humanas y no los monstruos unidimensionales que la historia les hace parecer.

Fue un tsunami comercial, pero Sofi Oksanen ya había probado las dulzuras del éxito, traducida a cuarenta y seis idiomas, Salomons, su agencia literaria, cuenta que sus novelas vendieron, al día de hoy, más de dos millones de copias. Con su olfato y su gran potencial narrativo Oksanen demuestra una y otra vez que es una maestra del drama humano, incorporando temas históricos y contemporáneos que conmueven al lector.

Una de esas historias es Norma, narración que fija un retrato inquietante del mundo actual y nos recuerda que el ser humano en un proyecto inacabado. En el centro de la ambiciosa novela, se encuentra el cabello extraño de una mujer llamada Norma. Crece peculiarmente rápido y, a veces, sin control. Se mueve de manera que refleja las emociones de Norma y le otorga habilidades de gran alcance para detectar los estados físicos y mentales de otras personas. La madre de Norma, Anita, pasó su vida protegiéndola del mundo; las dos tienen departamentos en el mismo edificio en Helsinki y son las únicas confidentes de la otra. Cuando Anita muere en un aparente suicidio, Norma necesita investigar su muerte y comienza a indagar incluso cuando de repente se siente abrumada por el peso de todo lo que su madre le ocultó. Las acciones de Anita empujan a Norma al oscuro vientre de los salones de belleza globales, las fábricas de bebés en áreas empobrecidas y la subrogación internacional. Oksanen crea un mundo mafioso donde los salones de belleza se involucran en sangrientas guerras territoriales internacionales. El vencedor o el ‘clan’ gobernante reclama entonces los derechos para obtener mechones deliciosos de la más alta calidad, extensiones falsas o incluso bebés para sus clientes. El cabello exquisito de Norma y la fuente de las escurridizas extensiones ucranianas que vendió su madre antes de su muerte, se convierten en el punto central de una historia exorbitante de tratos poco fiables y las cuestionables líneas finas entre negocios legítimos y criminales. Oksanen crea personajes e imágenes intrincados y el cabello juega bien como una metáfora multifacética de varias formas de explotación patriarcal de los cuerpos femeninos. Una espeluznante mezcla de X-Men feministas, cuento de hadas gótico, saga familiar y crítica social mordaz que arrasó Europa.

Puede que Sofi Oksanen se desanimara con Rapunzel, el cuento de tradición oral de los Hermanos Grimm, pero le preocupa el tráfico de mujeres, eso no se lo vamos a negar.

En El parque de los perros los personajes debaten sobre el asunto: “Empecé a ir a la ciudad para ver anuncios de empleo. Con frecuencia un grupo de chicas llenas de esperanza y rodeadas de una nube de perfume cogían el mismo autobús, que iba al Palace, donde, además de conferencias, se organizaban ferias de novias para solteros extranjeros. […] No había duda de que aquel negocio florecía”. Es un tema que la atormenta y al que vuelve constantemente. Esta novela recontruye la historia de Olenka, quien vigila a una pareja y sus dos hijos. Uno de los niños es biológicamente suyo, resultado de una venta a la agencia ucraniana de donación de óvulos que luego se convirtió en su empleador, ahora que su vida está en ruinas, a Olenka le gusta contemplar lo que podría haber sido. Cuando la antigua conocida Daria Sokolova se sienta a su lado, Olenka asume que está allí para chantajearla, ya que Olenka huyó de Ucrania en 2010 después de estar implicada en el asesinato de un cliente de alto nivel. Pero Daria, una ex donante de óvulos, es la madre del otro hijo de la pareja del parque para perros y no pasa mucho tiempo antes de que Olenka se dé cuenta de que Daria tiene otros planes.

Y aún tenemos otro ejemplo en Purga. Estamos en 1992, a solo tres años del alegre optimismo no reprimido por la demolición del Muro de Berlín, Zara, una joven desesperada y maltratada esclava sexual llega de Rusia. Ella busca refugio en una casa destartalada al borde del bosque en Estonia. Aliide, la astuta y solitaria mujer que la acoge, es experta en los poderes de las hierbas. Lo que está en juego para Zara es sencillo. Necesita que Aliide la ayude a escapar de sus captores, dos mafiosos rusos cuyo oficio es golpear y violar a mujeres jóvenes para forzarlas a la prostitución en Alemania. Pero se desvela qué razón tendría Aliide para arriesgar la vida aparentemente pacífica que lleva, reviviendo la historia a la Estonia de los años 40 y 50 y descorchando un pasado lleno de traiciones y mezquindades, de vivir en la clandestinidad y hablar con la cabeza inclinada. La Estonia ocupada por los soviéticos está llena de gente abandonada a terribles violaciones y humillaciones duraderas; parte de ella a manos del gobierno, parte de ella causada por la debilidad humana.

Sofi Oksanen está comprometida con la literatura que visibiliza las historias de tráfico sexual, abuso y traición. Sin embargo —y esta es una constante en su obra— va más allá de los amargos dilemas de la colusión y la resistencia para lidiar con el horror más privado de la violencia sexual durante la paz y la guerra.

¡Ah, sí, sus novelas!

La estructura de sus historias es más o menos la siguiente: la historia se construye en torno a un enigma, oculto para el lector, que se develará paulatinamente con el transcurrir del relato, hay una o varias víctimas, unos malos muy malos (la mayoria de las veces el concepto es David contra Goliat) solo que el final está excento de moraleja. Todo descansa sobre una triada básica: para empezar, hay mucha violencia; en segundo lugar hay mucho sexo (las representaciones de la vida laboral de Zara, en Purga, son especialmente gráficas) y, por último, una narrativa que en momentos se vuelve un poco lenta y áspera. En la obra de la escritora finlandesa no hay lugar para matices. Tras dar con su fórmula, Sofi Oksanen no renunció a cualquier ambición literaria, despues de leerla es fácil comprender por qué la literatura en general toma prestado tanto y tan amenudo de la novela negra. ¿Después de leerla, quién podrá negar que Sofi Oksanen es una escritora excelente? ¿Escribe novelas policíacas? Por supuesto que no: tan sólo son novelas entorno a asuntos criminales.

¿Por qué recomendaría leer a Oksanen? Porque sin duda es una escritora que con su trabajo revuelve estómagos y conciencias, pero uno puede meterse en una de sus novelas —como me ocurrió a mí con Norma— y no enterarse que pasó el tiempo porque las tramas son sólidas y están bien construidas. Oksanen trata a sus lectores con seriedad. No solo escribe desde la gozosa aventura que es la literatura, sino también de los infortunios, las penas y sus nunca merecidas calamidades. Por dura que sea su literatura uno nunca lamenta haber cedido a la tentación y no hay más remedio que reconocer que te ha gustado.

El parque de perros literatura finlandesa Norma novela Purga Salamandra Sofi Oksanen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.