folder Publicado en Reseñas
Sin mujeres no arde el fuego de la libertad
Armando Luna Franco comment 0 Comentarios

Al final de Tiempo de magos. La gran década de la filosofía, 1919-1929 de Wolfram Eilenberger (Taurus, 2019), quedaba una sensación de vacío. La causa no era su forma de contar la vida de cuatro filósofos clave del pensamiento occidental del siglo XX (Walter Benjamin, Ernst Cassirer, Martin Heidegger y Ludwig Wittgenstein), sino la ausencia de mujeres en su narración. Claro que estaban las esposas, las parejas y las otras mujeres que formaban parte de la vida de estos personajes, pero no había mujeres filósofas.

El vacío fue cubierto magistralmente en El fuego de la libertad. El refugio de la filosofía en tiempos sombríos, 1933-1943 (Taurus, 2022), su nuevo libro que dedica a la vida de cuatro pensadoras que definieron el siglo XX. Si Eilenberger presentó a cuatro filósofos en un periodo de esperanza y “estabilidad” (la Alemania de Weimar difícilmente lo era), en su nuevo libro presenta a cuatro filósofas en un momento de crisis. Hannah Arendt, Simone de Beauvoir, Ayn Rand y Simone Weil encarnan cuatro experiencias frente a la catástrofe.

Una de las principales cualidades de Wolfram Eilenberger es su estilo narrativo, donde establece con claridad la relación entre las historias de vida de cada pensadora y su influencia en sus ideas y sus aportaciones. Así podemos apreciar el peso de su experiencia como refugiada apátrida en la idea del “derecho a tener derechos” de Hannah Arendt, o cómo influyó la relación con Jean Paul Sartre en la idea del “segundo sexo” en Simone de Beauvoir. Y no es sólo una inferencia, sino una narrativa fundamentada en las palabras de ellas.

La inclusión de Ayn Rand también ofrece una mirada que se separa de la mera experiencia europea e incluye el periodo de la Gran Depresión en Estados Unidos. Mediante ella, el autor también ofrece una perspectiva hacia una pensadora provocadora, contundente con sus juicios y de ideas ácidas que, a la postre, sería un pilar del pensamiento libertario en la sociedad estadounidense de la segunda mitad del siglo XX. Su inclusión también refleja el efecto que tuvo el avance del fascismo al desplazar el centro intelectual hacia ese país.

Con Simone Weil también presenta la experiencia de una pensadora que trató de llevar sus ideas a la acción en dos momentos distintos. Primero, al intentar llevar sus convicciones marxistas y revolucionarias a convertirse en una obrera y vivir la experiencia proletaria. Después intentaría, y eventualmente su muerte impediría, participar en la Resistencia francesa; en ambas ocasiones sus convicciones y sus acciones enfrentaron la oposición de los hombres que rechazaban sus propuestas.

Uno de los mayores atractivos del libro es que ninguna pensadora predomina sobre las demás, todas tienen un mismo espacio para contarnos su historia y sus sentires. Es un ejercicio polifónico, donde cada una de ellas aporta un tono especial a toda una narrativa conjunta. Los esfuerzos de Rand por destacar en un medio hostil a su obra literaria, la fortaleza de Arendt para enfrentar la persecución nazi, la convicción de Weil para alcanzar la emancipación y la agudeza de Beauvoir para reivindicar su pensamiento.

La melodía que emerge de este diálogo entre pensadoras es una sonata que nos narra la fortaleza creadora, la voluntad de acción y la convicción de reivindicar su lugar en el mundo como mujeres filósofas, literatas y políticas. Si los años veinte fueron el periodo de esperanza donde los hombres se atrevieron a crear un mundo de ideas nuevo, los treinta y principios de los cuarenta fueron de las mujeres que lucharon para salvar su mundo y salvarse ellas. Arendt, Beauvoir, Weil y Rand construyeron un mundo a pesar de la catástrofe.

Sus aportaciones son inexplicables sin la experiencia de crisis y desolación que fueron los años treinta y el inicio de la Segunda Guerra Mundial; ése es el mensaje que transmite con claridad Wolfram Eilenberger en El fuego de la libertad. Si Tiempo de magos lo convirtió dio a conocer, éste lo coloca como un referente imprescindible para la divulgación de la historia de las ideas y su importancia. También nos recuerda que el fuego de la libertad arde para iluminar la noche más oscura, y arde gracias a las mujeres que luchan.

El fuego de la libertad filosofía historia de la filosofía mujeres filósofas Tiempo de magos Wolfram Eilenberger

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.