folder Publicado en Listado literario
Siete libros para celebrar las siete vidas de los gatos
Jorge Bobadilla Vargas comment 0 Comentarios

Con motivo del Día Internacional del Gato, celebrado el pasado 8 de agosto, recomendamos 7 libros correspondientes a las 7 vidas comúnmente asociadas a una de las mascotas preferidas de la casa y de los escritores (ver fotos de Cortázar, Monsiváis, Hemingway o T.S. Eliot retratados como auténticos ailurofílicos).

Gatos ilustres
de Doris Lessing

La Premio Nobel iraní-zimbabue-londinense relata de manera autobiográfica en Gatos ilustres (Lumen, 2016) la relación y observación que la autora mantuvo con y hacia los gatos desde la transición cuando su niñez en Zimbabue hasta su adultez como escritora en el Londres de la mitad del siglo pasado. Las descripciones felinas de Doris se mantienen al margen del cariño para ofrecernos retratos motivados por la curiosidad de sus comportamientos animales (“En las tapias, en los tejados y en los jardines hay siempre gatos que llevan una vida secreta y complicada, como la de los niños del barrio, regida por inimaginables normas particulares que los adultos no llegan ni a barruntar”), así Doris nos permite reflexionar sobre los modos como miramos y catalogamos nuestro derredor (“Podemos observar una cosa una docena de veces y pensar: qué bonito, o qué raro; hasta que un día, inesperadamente siempre, le encontramos el sentido”).

El gato que venía del cielo
de Takashi Hiriade

Como en Gatos Ilustres, Takashi Hiriade relata en una pequeña novela autobiográfica el inesperado encuentro que el autor tuvo con un gato de barrio llamado Chibi. Paralelamente Takashi describe en El gato que venía del cielo (Alfaguara, 2001) las relaciones entre trabajo, pareja, espacios, naturaleza, cotidianeidad, tradición y contexto económico que reflejan el Japón de finales de los años ochenta del siglo XX, fin de la era Showa (1926-1989). Sencillez, delicadeza concisión y melancolía son las esencias con las que Takashi recrea una parte entrañable y luminosa de su vida, marcada por la gravitación hacia un gato ajeno, un amor imposible: “¿Y si sencillamente nos lo llevamos, lo robamos?, le propuse a mi mujer en voz baja. Ella sonrió sin ganas. Con su gesto expresaba lo difícil que le resultaba entender que aquel que entraba hasta lo más profundo de la casa, hasta el fondo mismo de nuestros corazones, no fuera más que un simple invitado.”

Cartas memorables: gatos
de Shaun Usher

Autodefinido como un “nerd profesional de la correspondencia”, Shaun Usher ha recopilado en Cartas Memorables misivas históricas y peculiares que van desde la desgarradora carta que escribe Virginia Woolf antes de suicidarse, al llamamiento a mantener la paz que Gandhi dirige a Hitler o aquella en la que Leonardo da Vinci solicita empleo. En este volumen (Salamandra, 2021), Shaun reúne un compendio de cartas cuyo motivo principal son los gatos. Entre la correspondencia reunida encontramos las firmas de Nikola Tesla, Ayn Rand, Edward Lear, (la precursora de la enfermería moderna) Florence Nightingale o John Cheever. La justificación del rescate epistolar de Shaun es considerable: “… a través de la cápsula del tiempo que llamamos la carta: la forma de comunicación humana más preciosa, placentera y en peligro de extinción… mis esperanzas para este libro son dobles: intensificar aún más el amor por estos magníficos animales, si es que eso es posible, y recordar que sin las cartas estas historias probablemente habrían tenido una muerte rápida, para no volver a contarse jamás…”

Historia de un gato
La ilustradora Laura Agustí nos cuenta en Historia de un gato (Lumen, 2022) la vida de su mascota Oye, un gato siamés que permaneció con la autora por 17 años. Pero también nos cuenta de ella y su amor por los animales, en especial por los gatos: “… la pregunta recurrente es si soy ‘más de gatos o de perros’, y yo, que estoy algo entrenada, suelo responder que me encantan los perros, pero que soy gatuna desde que tengo memoria. Me apasionan los gatos y sería imposible calcular cuantos he dibujado, fotografiado o pintado en todos estos años.” Esta pasión es vertida en Historia de un gato, donde -entre autobiografía, compendio de curiosidades y manual para cuidar gatos- Laura expone con finas ilustraciones los beneficios de tener un gato en casa, consejos al adoptar un gato bebé, los significados de los gestos gatunos, la clasificación de plantas tóxicas y seguras para gatos, además de una breve historia de la representación del gato en el arte o las fases del duelo según la tanatóloga Elisabeth Kubler-Ross. “Quienes tenemos la inmensa suerte de convivir con animales sabemos que son ellos los que nos eligen a nosotros. Podemos llamarlo conexión, energía, amor; poco importa la etiqueta: sabemos a la perfección qué se siente.”

A cuerpo de gato
Hiro Arikawa

En A cuerpo de gato (Lumen, 2012), el orgulloso gato Nana nos cuenta desde su propia voz felina como después de haber vivido una independiente vida callejera es adoptado por el joven Satoru en un periodo de 5 años. El momento de separación se vuelve inevitable y la búsqueda que Satoru emprende junto con Nana para encontrar un nuevo dueño sustituto compone el corazón de esta enternecedora pequeña novela en la que el sello narrativo japonés (ligereza, precisión y pulcritud) es innegable. Nos confiesa Nana sobre su viaje con Satoru: “¡Oh!… nosotros hemos visto muchas, muchísimas cosas juntos… los campos verdes arrozales susurrando al viento… la inmensa tierra de Hokkaido extendiéndose hasta el infinito… las vigorosas flores de color violeta y amarillo que florecían junto al camino… los campos de susuki tan parecidos al mar… todos los matices del rojo de la acafresna que Satoru me enseñó… los bosques de delicados abedules plateados… el gran, gran, grandísimo arco iris que brotó del suelo trazando un doble arco… y sobre, todo, la sonrisa de quienes amamos.”

El gato que amaba los libros
de Sosuke Natsukawa

Tras la muerte de su abuelo, dueño de la librería de viejo Natuski, Rintaro, estudiante hikikomori de secundaria, decide mantener el negocio por su amor a los libros. Sin embargo, el proceso de duelo se convertirá en un momento mágico cuando el ampuloso Tora -gato parlanchín de ojos color jade- aparece en la librería para asignar a Rintaro una misión: liberar “los libros” de cuatro laberintos metafísicos. Entre las referencias a Proust, García Márquez, Nietzsche o Roman Rolland (por nombrar algunos), encontramos en esta ágil novela corta una crítica a la lectura superficial característica de nuestros tiempos. “Si no haces más que leer libros con tanta avidez, tu visión del mundo será muy limitada. Por muchos conocimientos que reúnas, si no piensas con tu propia cabeza y no caminas con tus propios pies, todo lo adquirido será en vano. Los libros no vivirán la vida por ti. El lector voraz que se olvida de caminar con sus propias piernas acaba siendo como una enciclopedia repleta de conocimientos obsoletos. A menos que alguien la abra, será solo una antigualla inútil.” aconseja el abuelo a Rintaro.
Con El gato que amaba los libros (Grijalbo, 2022) se confirma al médico Sosuke Natsukawa como un autor best seller multi traducido a 30 idiomas y favorito de la lista del Times de Reino Unido.

Los gatos guerreros
de Erin Hunter

Bajo el seudónimo de Erin Hunter, el colectivo de escritoras formado por Cherith Baldry, Kate Cary, Inbali Iserles, Gillian Philip y Tui Sutherland ha creado una serie compuesta por más de 48 novelas de corte fantástico y juvenil reunidas en 7 sagas que siguen las disputas y aventuras entre los clanes de gatos salvajes conocidos como el Clan del Trueno, el Clan del Río, el Clan del Viento, el Clan de la Sombra, el Clan Estelar y el Clan del Cielo. El origen bélico de los clanes por controlar el territorio del bosque se encuentra en el volumen En territorio salvaje (Salamandra, 2003): “Algo se movió entre las sombras y, por todas partes, ágiles figuras oscuras se arrastraron sigilosamente sobre las rocas. Garras brillaron al claro de luna. Ojos vigilantes llamearon como el ámbar. Y entonces, como a una señal silenciosa, las criaturas saltaron unas contra otras y de repente las rocas parecieron cobrar vida con una feroz lucha entre gatos. En el centro de aquel frenesí de pelo, zarpas y maullidos espeluznantes, un enorme atigrado de color oscuro inmovilizó a un gato marrón rojizo contra una roca y alzó la cabeza de modo triunfal.  – ¡Corazón de Roble! -gruñó-. ¿Cómo te atreves a cazar en nuestro territorio? ¡Las Rocas Soleadas pertenecen al Clan del Trueno!”

A cuerpo de gato Cartas memorables: gatos El gato que amaba los libros El gato que venía del cielo gatos gatos en la literatura Gatos ilustres Historia de un gato Libros de gatos literatura Lumen Salamandra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.