folder Publicado en Reseñas
Marilyn Monroe sólo existe en la pantalla
Norma López comment 0 Comentarios

El próximo 23 de septiembre se estrenará la película basada en la novela Blonde de Joyce Carol Oates, publicada en el 2000. A diferencia de cualquier otro acercamiento biográfico a “la verdad”, el libro de Carol Oates recoge la fuerza de la ficción del personaje que encarnó Norma Jeane Baker y nos muestra los altibajos de su vida en el complejo entramado que se teje a lo largo de las más de 700 páginas de la obra. En la nota del principio, la autora advierte: “Blonde es una ‘vida’ radicalmente destilada en forma de ficción y, a pesar de su longitud, el principio de apropiación es la sinécdoque.”

Esta figura retórica designa el todo por la parte y ha servido para construir en el imaginario colectivo la mítica figura de la actriz de Hollywood: el sensual lunar a un costado de la boca, una rubia e impecable cabellera, un vestido blanco que se eleva y hay que sujetar para que no muestre más de la cuenta, la desnudez ataviada sólo con Chanel no. 5, la devoción hacia los diamantes, el majestuoso vestido hecho a medida que manifiesta su perfecta figura… Quizás ese mismo recurso retórico sea el hilo conductor que nos ofrezca esta cinta hija del streaming y que ha venido gestándose desde hace 10 años.

Un par de meses atrás, Carol Oates confesó a Vanity Fair que ya había visto una versión provisional del filme y que le había gustado el resultado, pues el director, Andrew Dominik, “encontró la manera de crear una obra íntima que forma parte de su propio universo”: “Nunca pensé que un director masculino pudiera sumergirse tan bien en un cerebro femenino”.

Y es que probablemente estemos muy lejos de ver otro biopic de los muchos que ya se han hecho sobre Marilyn o un documental sobre su vida (ya Netflix se encargó de generar expectativa al estrenar hace unas semanas El misterio de Marilyn Monroe: Las cintas inéditas, cuyo objetivo es dilucidar la verdad sobre la muerte de la actriz hace sesenta años: ¿suicidio o asesinato?). Quizás, en cambio, estemos frente a la creación de un personaje ficticio dentro de la propia ficción recreada en el filme de Dominik. Y es que basta ver un fragmento del official teaser para darnos cuenta de la compleja coexistencia de la persona (Norma) y el personaje (Marilyn), de la compleja coexistencia entre lo privado y lo público, que se resuelve en la mirada que nos regresa el reflejo del espejo y que parece darle la victoria al personaje.

Más allá de una reseña de la obra de Oates o de lo que se ha revelado sobre la cinta de Dominik, esta intervención en Langosta Literaria estaba planeada como un repaso por la selecta y larga lista de actrices que le han dado vida en la pantalla al personaje de Monroe (unas con más éxito que otras). Y es que creo que la idea que está detrás de Blonde es que la propia Norma Jeane es la más grande actriz del papel que la llevó a la fama y la condujo por lugares oscuros hasta su muerte a los 36 años (1962). Por esa razón, retomar el recurso de la sinécdoque me parece pertinente, pues más que ser una imagen fiel y total de la actriz, estas mujeres (cada una a su manera) recrean una parte que nos va develando la figura que Norma y Marilyn crearon a un tiempo, aunque todas ellas sean tan disímiles entre sí.

Siento el deber de comenzar por Ana de Armas, quien encabeza la cinta producida por Netflix. Ella es una chica de origen cubano que ha dado mucho de qué hablar por su lograda caracterización de Monroe y por su marcado acento, por el cual ha sido muy criticada. Por lo pronto, el adelanto que nos ha brindado el rey del streaming nos engancha desde el primer momento, justo por las encantadoras y seductoras imágenes de la protagonista.

Ana de Armas en el trailer de Blonde

Han sido muchas las rubias que han encarnado el sensual mito de Hollywood: desde el reciente tributo de Scarlett Johansson en la nueva campaña que encabeza para Dolce&Gabanna (2022), pasando por el videoclip de Material Girl (1984) de Madonna a lo Gentlemen prefer blondes (1953), Penélope Cruz en Los abrazos rotos (2009) o Blake Lively en el capítulo 100 de Gossip Girl (2207), hasta llegar a la aclamada interpretación de Michelle Williams en la cinta My Week with Marilyn (2011), la cual la hizo merecedora a un Globo de Oro y una nominación al Oscar como mejor actriz. Todos estos ejemplos retoman la melena rubia y la delicadeza y sensualidad por la que Marilyn es tan recordada.

Michelle Williams, My Week with Marilyn

Mención aparte tiene Samantha Morton en la película producida y dirigida por Harmony Korine, Mr. Lonely (2007), donde aparece como una chica que se gana la vida imitando a Marilyn enfundada en el mítico vestido blanco de The Seven Year Itch (1955) y que vive en una comuna de imitadores en las montañas escocesas. O Susan Griffiths, quien protagonizó la cinta televisiva Marilyn and Me (1991) y quien ha aparecido al menos en doce ocasiones en el papel de Monroe debido a su gran parecido con ella (de hecho, es considerada la actriz que más veces la ha encarnado; aparece también en Pulp Fiction [1994] como imitadora de la rubia en la escena del concurso de baile del Jack Rabbit Slim’s Restaurant).

Susan Griffiths

La cinta de Dominik no es la primera adaptación al cine de la novela de Oates: en 2001 se estrenó la miniserie de dos capítulos Blonde protagonizada por Poppy Montgomery. Dentro de esta larga lista también encontramos a Mira Sorvino y Ashley Judd en la película de HBO, Norma Jean y Marilyn (1996), cada una interpretando a la rubia en distintas edades. Misty Rowe fue la primera actriz en interpretar una versión de Marilyn en la historia del cine en la película Goodbye, Norma Jean (1976), en donde vemos cómo la joven sueña con convertirse en estrella y su difícil camino hasta lograrlo. Catherine Hicks se metió en los zapatos de Monroe en la cinta Marilyn: The Untold Story (1980), muy aclamada por la crítica.

Uma Thurman hizo lo propio en la serie de cinco capítulos de la NBC, Smash (2012), que narra el proceso para montar un musical de Broadway inspirado en Marilyn Monroe y donde Thurman interpreta a Rebecca Duvall, actriz que busca obtener el protagónico en el musical (de nuevo la actriz que interpreta a una actriz que a su vez también es actriz).

Kelli Garner protagonizó la miniserie The secret life of Marilyn Monroe (2015) junto a Susan Sarandon, quien dio vida a Gladys Mortenson, su madre. Theresa Russell la interpretó en Insignificance (1985), una cinta en la que supuestamente Joe DiMaggio, Albert Einstein, Marilyn Monroe y Joseph McCarthy pasan una inverosímil noche en un bar; aunque en ningún momento los personajes son señalados por su nombre real, se sabe que son ellos por su caracterización en la pantalla. Paula Lane protagonizó Good Night Sweet Marilyn (1989), continuación de la cinta de 1976, Goodbye, Norma Jean, y donde vuelve a aparecer Misty Rowe; esta cinta narra mediante flashbacks la noche en que Marilyn murió.

Theresa Russell, Insignificance

Seguro que muchas de las actrices mencionadas ni las conoces, pero quizá valga la pena darse el tiempo de ver algunas de estas aproximaciones a un personaje que a sesenta años de su muerte aún sigue cautivándonos por su belleza y sensualidad. No olvidemos que Marilyn también fue una gran actriz y que protagonizó cerca de 29 películas en su corta carrera cinematográfica, algunas de las cuales la hicieron merecedora a tres Globos de Oro y dos Premios Bafta.

actrices Marilyn Monroe Alfaguara Ana de Armas biopic Blonde Joyce Carol Oates Marilyn Monroe novela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.