folder Publicado en Listado literario
Literatura coreana, una mirada desde Seúl
Lucero Santiago comment 2 Comentarios

Hace tres años viajé a Seúl, Corea del Sur, por primera vez, sólo por simple curiosidad. Ahora en medio de la pandemia mundial, crucé el océano y me encuentro nuevamente en la capital surcoreana viviendo ya por seis meses, redescubriendo todo lo que veo y leo versus la realidad. Razón por la que seleccioné estas obras para adentrarnos un poco más a la cultura coreana más allá de lo que vemos en la pantalla.

Bitna bajo el cielo de Seúl

Hace unos días caminaba justamente por una librería al lado del palacio de Gyeongbokgung, ahí donde encontré Bitna bajo el cielo de Seúl, un libro que recordé había leído en México.

“El día menos pensado volveremos a vernos bajo el cielo de Seúl”, con esta frase inicia Jean- Marie Gustave Le Clézio su obra, me hizo suspirar porque es como una promesa que me hice y ahora me encuentro nuevamente aquí.

La obra cuenta la vida de Bitna, una joven que proviene de un pueblo pesquero, y que ha comenzado una nueva vida en la gran ciudad de Seúl, con ello inicia también su vida universitaria en Yonsei University.

Como dato cultural, ser aceptado en una de las principales universidades que conforman la SKY (Seoul National University, Korea University and Yonsei University) es sinónimo de un futuro asegurado. Bitna ya tenía un primer paso cumplido.

La obra narra cómo nuestro personaje principal lucha por encontrar su libertad e independencia en esta ciudad que avanza tan “pali, pali” (rápido) como le dicen los coreanos. Así, Bitna comienza por alejarse de la casa de sus familiares que en lugar de ayudarle se aprovechan de ella.

Pronto Bitna encuentra un nuevo trabajo que le ayudará a ganar dinero y salir de su rutina: narrar historias a Salomé, una joven paralítica con enfermedad terminal y que a través de relatos anhela transportarse a la realidad que no ve.

Así inician las historias de Bitna que brindan momentos de relajación donde nos permite recorrer las calles de Seúl, disfrutar de los días lluviosos en Gangnam o imaginar las palomas del señor Cho.

También nos acercan a la cruda realidad, donde hay temas tan importantes que hoy en día todavía duelen y mortifican a este país, como es el caso de la Guerra Fría entre ambas Coreas, la división de las familias, los aciertos y desaciertos de poseer un buen nivel económico, la violencia sexual y hasta el papel de la mujer en una sociedad que, aunque parece muy avanzada, aún tiene que trabajar en ello.

Justo con esto doy paso al segundo libro y a una larga reflexión.

Kim Ji-young, nacida en 1982

Cuando leí este libro sin duda me sentí mortificada, preocupada y se me movió lo más profundo de mi ser. Me pregunto: ¿cómo un país tan avanzado puede todavía tener una sociedad tan patriarcal?

 Kim Ji-young, nacida en 1982, de Cho Nam Joo, es una novela que mueve. Mientras lo leí recordé todos los momentos en que mujeres coreanas, amigas mías, habían compartido sus historias sobre cómo y cuál es el papel de la mujer en Corea del Sur.

¿Por qué? Porque esta obra narra la vida de Kim Ji Young, una joven que tuvo que seguir el curso marcado por la sociedad misma: estudió, se preparó, se casó y cuando tuvo su primer hijo se vio obligada a convertirse en ama de casa y madre.

Con ello inicia esta historia, y a largo de la trama Kim Ji Young comienza a dar vida a la historia de otras mujeres: como hija, madre, esposa y mujer. Historias y relatos que dejan helado a cualquiera.

Y es que esta novela es un retrato de la discriminación, violencia y opresión contra las mujeres, de hecho, se ha convertido en un referente del movimiento feminista en Corea del Sur.

La autora Cho Nam Joo termina reflejando su historia y la de muchas otras mujeres. Hoy en día es interesante ver cómo las mujeres de 30 años viven con la presión social por ser solteras y no tener pareja o haberse casado.

A esto se suma que aún se tiene que enfrentar a problemas como el molka, que se trata básicamente de spycams que graban a las mujeres en los baños o transporte público y después las divulgan en internet.

Basta aclarar que en Corea del Sur los celulares emiten sonidos al tomar una foto o un video, no pueden estar silenciados, justo por este problema que hoy en día sigue vigente. Además, todos los baños en la capital cuentan con botones de auxilio, esto en caso de que ocurra un tema de acoso.

Este año Corea del Sur despenalizó el aborto, una noticia que pasó desapercibida en los medios surcoreanos, y aunque es un avance en el país, aún no cuenta con una normativa que garantice el aborto libre y seguro.  Basta mencionar que algunos tratamientos femeninos están altamente controlados, por ejemplo, la pastilla del día siguiente necesita ser aprobada y recetada por un ginecólogo.

Ahora que vivo en Seúl, observo y analizo esta sociedad que se volvió tan viralizable gracias a cintas como Parasite y el Kpop, pero existen temas que aún falta profundizar y que obras como Bitna bajo el cielo de Seúl y Kim Ji-young, nacida en 1982  nos acercan y permiten conocer una Corea más allá de lo que se ve a través de su cultura popular, así como hacer un análisis más profundo de una sociedad que crece muy rápido pero que al final aún tiene mucho que pulir.

Bitna bajo el cielo de Seúl Cho Nam Joo Jean- Marie Gustave Le Clézio Kim Ji-young literatura coreana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Increíble, pocas personas hablan del mundo de las mujeres coreanas, terrible desde nuestra perspectiva. Gracias por compartir tu experiencia. Síguele, ilústranos más. Estos libros sin como pequeñas laderas de vapor al lado del volcán, liberan apenas un poco de presión.

  2. Lucero muchas gracias por dejarnos obras interesantes para conocer la cultura Coreana, que tanto se ha viralizado. Através de tu investigación, viajamos por Corea. Saludos.