folder Publicado en Reseñas
La universalidad de Las aventuras de Huckleberry Finn
María Fernanda Gómez Peralta comment 0 Comentarios
«Las personas que intenten encontrar un motivo en esta narración, serán perseguidas.
Aquellas que intenten hallar una moraleja, serán desterradas. Y las que traten de encontrar un argumento, serán fusiladas.»
Aviso, Las aventuras de Huckleberry Finn

¿Les suena el nombre de Samuel Langhorne Clemens? En lo personal no me parece que suene tan bien como su seudónimo, Mark Twain (1835 – 1910); en la jerga de los pilotos náuticos de Misisipi mark twain significaba dos brazas. Originario de Tennessee se mudó con su familia a Hanibal, Misuri, que tenía puerto en el río Misisipi y que en esa época era un estado esclavista. Estos motivos se ven reflejados en dos de sus novelas más famosas Las aventuras de Tom Sawyer y Las aventuras de Huckleberry Finn, sin embargo la que ha sido considerada la gran novela americana entre estas dos ha sido la secuela que relata las aventuras de Huck Finn y Jim, el esclavo negro, quienes se encuentran prófugos en búsqueda de la libertad de la que eran privados en aquel pueblo llamado San Petesburgo. Por un lado, Huck era prisionero de su padre alcohólico que lo golpeaba, lo mantenía encerrado y pretendía gastarse su dinero. Por otro, Jim huía de la posibilidad de ser vendido a alguien en otro estado.

Podría hacer diferentes tipos de análisis sobre el motivo, la moral o el argumento de la narración pero por respeto a los deseos del señor Twain y temor a ser perseguida por su fantasma me abstendré de tal cosa, y sólo abordaré un par de razones por las que este libro sigue siendo un clásico en nuestros tiempos. ¿Qué distingue a Tom Sawyer de Huckleberry Finn? Sí, ambos son medio huérfanos pero finalmente Tom tuvo la fortuna de caer en una buena familia, con sus tías; y Huck… es raptado por su padre, de quien tiene que huir como una realidad de supervivencia más que como mero berrinche adolescente.

Las aventuras de Huckleberry Finn ha sido censurada básicamente por todo lo que pide Twain que no hagan en el “Aviso” de la primera página de la novela. Porque la han encontrado racista y vulgar, en su época decían que tenía un humor grotesco que no era para mujeres ni para gente decente. Se usa la palabra negro (nigger) más de 200 veces pero no en afán ofensivo me parece, sino como uso y costumbre de la época que retrataba. Cualquiera que lea este libro, podrá afirmar sin duda alguna que el personaje de Huck no tiene un solo hueso racista en su cuerpo. Es una criatura de su tiempo, por lo cual tiene algunos conflictos internos acerca de lo que ha aprendido sobre la religión y los esclavos pero al final del día actúa de acuerdo a lo que le da mayor tranquilidad, aunque eso implique irse al infierno, según lo que le han enseñado.

¿Qué es lo que le otorga su universalidad a esta novela en la literatura estadounidense y en la universal? No todos hemos huido río abajo, prófugos de nuestros demonios (o sí, habrá quiénes no concuerden, pero definitivamente no es el común denominador), sin embargo hablar de la amistad como un punto de empatía, sí es algo que con naturalidad podríamos relacionarnos. Al menos todos hemos tenido una amistad con alguien diferente o particularmente contradictorio a nosotros, tal y como la que se desarrolla entre Huck y Jim. Tom y Huck eran amigos desde la novela anterior pero aquí la novedad y más aún para su época son Jim y Huck y las aventuras que los circundan. Otros dos aspectos universales de la novela son que todos hemos sido adolescentes, despreocupados por naturaleza, y que todos hemos mentido en algún momento de nuestras vidas, sea por la razón que sea. Estas características llaman al lector a través de la mera naturaleza humana que nos constituye, y que nos permite al paso del tiempo seguir reconociéndonos en personajes tan entrañables como los de esta novela. No se pueden obviar o pasar por desapercibidos los momentos grotescos y crudos en la novela pero son así porque reflejan una realidad humana sin maquillar; mucho de lo que pasa en esta historia podría ser un titular de noticias y, claro, es difícil leer como un adolescente de 13-14 años tiene que enfrentarlo pero todas estas realidades humanas no son hechos aislados. Se repiten, y se repiten y se repiten…

Hacia el final de la novela se encuentran Tom y Huck y es evidente el cambio entre los personajes. Huck ha tenido que luchar al lado de Jim para sobrevivir todo ese tiempo y Tom ha estado resguardado en casa de su tía. Para Huck no es un juego rescatar a Jim, quiere hacer las cosas de manera más práctica, pero él y Jim acaban ciñéndose a los planes de rescate de Tom. No voy a spoilearles el final pero sí me parece muy enternecedor ver el cambio que hay, naturalmente, en Huck después de tal travesía emocional y física. Sé que la mayoría defiende y prefiere a Tom Sawyer pero todos sus juegos al final fueron demasiado para mí. Yo me quedo por mucho con aquel adolescente “salvaje” de buen corazón que es Huckleberry Finn.

 

Las aventuras de Huckleberry Finn Las aventuras de Tom Sawyer literatura infantil Literatura infantil y juvenil Mark Twain

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.