folder Publicado en Reseñas
Cosas Peores: una indagación llevada a cabo con un firme pulso narrativo
Carlos Priego Vargas comment 0 Comentarios

Margarita García Robayo (Cartagena, 1980) es conocida en el mundo de las letras como narradora, ensayista, cronista y novelista. Por su libro Primera persona, su prosa fue recibida con extraordinario entusiasmo por la crítica, aunque su capacidad como novelista ya había alcanzado la admiración de todos por obras como Lo que no aprendí

Una de sus dimensiones más importantes, sin embargo, y que quizá es menos conocida, es la de ser autora de relatos. Tal como sucede con los escritores relativamente jóvenes –que publican primero narraciones cortas y después textos de mayor demanda en cuanto a extensión–, Margarita García alcanzó su madurez como escritora y ganó su primer reconocimiento literario (Casa de las Américas 2014) por su segundo libro de cuentos, Cosas peores, que no había sido publicado por ninguna editorial hasta ese momento.

La editorial Alfaguara subsanó esa deficiencia de las editoriales hispanoparlantes en el año 2014 y publicó el dossier, un volumen que contiene algunos de sus mejores relatos como: Usted está aquí, Sopa de pescado, Lo que nunca fuimos y Cosas peores y que a la postre se convirtió en el tercer libro en ver la luz de su ahora ya larga trayectoria como escritora.

Cómo ser un paria es el relato con el que esta narradora abrió el volumen de cuentos publicado hace seis años. El jurado calificador del certamen Casa de las Américas, integrado por 22 intelectuales de 12 países de la región, calificó la propuesta de la colombiana como: un ejemplar consistente, unitario, de sólida arquitectura narrativa que da prioridad a la insinuación por sobre lo explícito.   

García escribió Cosas peores movida por la necesidad de tocar temas como la enfermedad, las fracturas que cada vez son más comunes en la sociedad contemporánea, así como los vínculos rotos y las separaciones. Cosas peores, el tercer relato del libro, es un cuento sobre la infancia y la crueldad humana, un relato breve que presenta, con suave ironía y una brutal visión, la vida de Titi, un niño que nació con un sobrepeso poco común; confundido con un síntoma de buena salud, no fue tratado a tiempo. Así ve pasar sus días, observado y juzgado por miradas ajenas hasta llegar al autoaislamiento, pero como diría Fanny, su madre, siempre hay cosas peores. Peor sería la muerte, el desencuentro, la soledad, la pérdida, el tedio. La ausencia en sus más sofisticadas formas.

Lo que nunca fuimos, refleja con fidelidad una de las aristas de las relaciones de pareja, esla historia del enamoramiento y el progresivo deterioro de la relación de unos jóvenes, plantea que con el paso del tiempo, la repetición, el tedio y la decepción son elementos que están presentes cuando el amor desaparece y da paso a una cierta monotonía de la vida.

Usted está aquí, es la obra maestra del compendio en toda la extensión del vocablo. Es un relato situado en un entorno realista que se ve invadido con algo tan extraño que le resulta increíble, al más puro estilo del realismo mágico, aunque su autora no se sienta identificada con el movimiento. Es un cuento rico y apasionante como pocos, que fascinará al lector amante del desconcierto y la sugestión. Después de un incidente en el aeropuerto, el personaje principal del relato es reprogramado para viajar. Para esperar su nuevo vuelo, es trasladado a un hotel descomunal y por razones inexplicables no puede salir de ahí. En ese lugar las relaciones sentimentales de los personajes con los que se cruza, todos ellos seres perdidos que deambulan en ese mundo inhóspito, fluyen en una intensa atmosfera de desamparo.   

Los siete cuentos de Cosas peores han sido concebidos como un ciclo de eslabones sutilmente enlazados; una indagación llevada a cabo con un firme pulso narrativo. Margarita García es especialista en construir atmósferas cargadas de un extraordinario humor crudo y traza los perfiles de sus personajes con una agudeza que emociona, sorprende y cautiva, para darnos la almendra del cuento como un hecho verbal y estéticamente acabado y, sin embargo, abierto a la interpretación gozosa y cargada de significados. Así la colombiana confirma y enriquece una vocación literaria, sus observaciones son incisivas pero no dolosas; el ritmo de sus materiales literarios sigue la pauta de un temperamento sensible a la frescura y al sentido del humor, atento a la complejidad de las situaciones, preocupada por las cosas más profundas que se esconden tras lo obvio. 

Cosas peores es una obra imprescindible para acercarse a una de las mejores escritoras de ficción de menos de cuarenta años de América Latina. No temo augurar que trascenderá la frontera de tiempo, así como ya lo hizo con las de nacionalidad y lengua, y se insertará en un lugar privilegiado dentro de la diversidad literaria de la región. 

Cosas peores reseña Cosas peores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.