folder Publicado en Conjura semanal
Claros de Luna
Olmo Balam comment 0 Comentarios

Hace muchos años, cuando el planeta se encontraba entre “el helecho y el pterodáctilo”, la Tierra le robó a la Luna sus aguas, atraídas no por la fuerza de la gravedad, sino de la envidia. En ese cataclismo, las víctimas principales fueron los selenitas, “raza celeste de fusiforme contextura, de hábitos bondadosos y corazón siempre rebosado”, quienes se vieron obligados a abandonar su hogar y a convertirse en nuestros actuales delfines. Desde entonces, los astrónomos recuerdan el pasado hídrico de nuestro satélite con nombres como Mar de la Serenidad, de las Tormentas, de la Fertilidad, etcétera.

Esta lunática historia (en el mejor de los sentidos) la narra Julio Cortázar en su “Breve curso de Oceanografía”, perteneciente a su primer libro de cuentos La otra orilla, donde el escritor argentino se permite más de un coqueteo con la ciencia ficción. Todo esto viene a cuento porque la Luna nunca deja de inspirar historias y mitologías, tanto a propios como a extraños. Incluso ahora que en las grandes ciudades el cielo nocturno ha desaparecido casi por completo, la Luna sigue ejerciendo su fascinación ancestral. Quienes siguen las lunaciones y sus calendarios (que indican las mejores fechas para la fertilidad, para cortarse el cabello o cuidar de las plantas) no son muy distintos de los astronautas, científicos y gobernantes del mundo que buscan pisar de nuevo la superficie lunar.

Algo así inspiró a Ian McDonald a escribir su trilogía de la Luna—compuesta por Luna nueva, Luna de lobos y Luna ascendente—, una saga de ciencia ficción que ha sido comparada con Juego de Tronos por su mezcla de intrigas políticas, juicios por combate y aventuras polisexuales. En una Luna que se parece más a las fantasías tecnofeudales de Elon Musk y Jeff Bezos que a los viajes de Julio Verne, la estratificación de clases es inversa: los pobres viven arriba, en las condiciones inhóspitas de la Luna, mientras que los ricos esculpen sus mansiones en los cañones y profundidades de ella. En concreto, son cinco familias de tecnócratas las que tratan de imponer su supremacía sobre el satélite. En primer plano están los Corta, de origen brasileño, quienes controlan la extracción de helio-3, fundamental para los reactores de fusión que comunican a la Luna con la Tierra. Sin nostalgia de la Tierra, a lo largo de los tres volúmenes se cuentan los conflictos, alianzas y traiciones entre los Asamoah, los Voronstsov, los Mckenzie y los Sun (originarios, respectivamente, de Ghana, Rusia, Australia y China), sobre los territorios de una Luna donde se habla portugués, yoruba, mandarín, y los consabidos inglés y español.

Lejos de esas fantasías de poder, Fatoumata Kébé propone, en El libro de la Luna. Historia, mitos y leyendas, una novela cuya protagonista es la Luna misma, con todos sus nombres, su misterioso origen, su vínculo único en el sistema solar con la Tierra y muchos secretos, todo ello mediante textos que son al mismo tiempo divulgación de la ciencia y relatos concisos. Como si la autora platicara con sus lectores, y en pocas páginas, conocemos el “museo al aire libre” que es la superficie lunar; los mitos de la luna en diferentes cosmogonías —el conejo en la cara de la Luna de los mexicas; Selene y Diana en la mitología grecorromana; los lobos que persiguen y ensangrientan a la Luna según los nórdicos—; o la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética, que culminó en 1969 con la misión Apolo 11.

Fatoumata Kébé, quien no pierde oportunidad en entrevistas y artículos para pronunciar su deseo de viajar a la Luna en un futuro, es heredera de todas esas sacerdotisas y astrónomos que a lo largo de la historia han hecho de la observación y el culto lunares una parte importante de la vida. Convencida de que las estrellas y los astros forman parte de nuestra familia, la francesa demuestra que no se necesita ser una selenita exiliada en nuestros océanos para ser hija de la Luna.

¿Y a ti, qué te inspira La Luna?

ciencia ficcion Fatoumata Kébé La Luna libros sobre la luna mitologías mitos luna trilogía Luna Ian McDonald

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.