folder Publicado en Conjura semanal
Borges y el futbol
Farid Barquet Climent comment 0 Comentarios

[vc_row css_animation=»slideInUp»][vc_column][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_custom_heading text=»¿“El futbol es popular porque la estupidez es popular”?» css=».vc_custom_1533069641336{margin-top: 30px !important;}»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/2″][vc_column_text]Con motivo del trigésimo aniversario de la muerte de Borges, Matías Rodríguez escribió un artículo[1] en el que recuerda la aversión al balompié del autor de El Aleph, a quien uno de sus biógrafos, Volodia Teitelboim, describía como “un hombre que detestaba el futbol y el griterío de las canchas”[2]. No olvidemos que el célebre escritor avecindado desde niño en el barrio bonaerense de Palermo dijo a Mario Vargas Llosa que “el futbol es popular porque la estupidez es popular”[3].

El futbol le despertaba tal antipatía a Borges que, según él mismo dijo a Antonio Carrizo, en una ocasión, durante su juventud, fingió a sus amigos que era hincha de San Lorenzo de Almagro con tal de que no lo hicieran asistir a un partido en que equipos distintos del Ciclón se enfrentaban[4].[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation=»slideInUp»][vc_column width=»1/2″][vc_single_image image=»16281″ img_size=»large»][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Siempre he pensado que más que al hecho de haber tenido “todas las condiciones para ser un exquisito” —como dijo de él Alfonso Reyes[5], hombre tan sabio que al parecer hasta de futbol sabía, pues al hacer un elogio del editor Enrique Diez-Canedo escribió que este último “afortunadamente no es un ‘americanista profesional’”[6]—, la repulsa de Borges hacia el futbol obedecía a que los entramados que el juego suele entretejer, para decirlo con sus palabras, por “su lenta evolución y su ámbito mundano son ajenos a mis hábitos literarios”[7].

Sin embargo, me queda la impresión de que Borges, que encomiaba en la poesía de Walt Whitman el aprecio que el norteamericano sentía por “las noticias primarias de los sentidos”[8], bien pudo haber emprendido una “modesta y lateral aventura”[9] por el futbol y dejarse asombrar por su poder escénico, en congruencia con una de las pocas coincidencias que tuvo con Ernesto Sábato —a quien decía aborrecer en los años cuarenta[10]— según la cual  “lo que en sentido estricto da valor al arte es la experiencia que cada obra, al margen del lenguaje que la significa, despierta en un individuo específico”[11].[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Borges y el futbol Jorge Luis Borges y el futbol libros y el futbol Literatura y futbol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.