Vicente Leñero al bat

A Vicente Leñero le gustaba el beisbol. Era uno de los pocos mexicanos en condiciones de saber que en España se traduce (es un decir) pésimo todo lo relativo a ese deporte, por ejemplo en el caso de cierto thriller donde la detective protagonista y narradora va al estadio y se alegra porque uno de los jugadores de su equipo favorito “se paró en la base con un fuerte golpe”. Creo que Leñero se hubiera reído ante este galimatías (¿o acaso entendiste cabalmente la frase?) y que probablemente hubiera compartido mi opinión: para el castizo traductor peninsular, el beisbol es obviamente una ficción remota que no intentóni siquiera imaginarse. Creo también que hubiera estado de acuerdo con que la traducción requiere aquí total llaneza: el jugador de marras simplemente “pegó un sencillo”.

Me imagino que es así porque años atrás, en 2009, tuve la fortuna de editarPisa y corre. Beisbol por escrito, antología de cuentos y poemas beisboleros compilada por Leñero en complicidad con Gerardo de la Torre, y fue entonces que supe de su afición al “rey de los deportes” (como decía el Mago Septién).El volumen, por cierto,incluye a poetas como Raúl Renán, Eduardo Lizalde y Francisco Hernández, y a narradores como Sergio Ramírez, José Agustín y Eliseo Alberto, además de los antologadores. La cosa es que el proceso de edición me dio la única oportunidad que tuve de señalarle un error al maestro; un error que a su vez me señaló Eduardo Mejía, quien leyó pruebas del libro: en el cuento de Leñero, un jugador recorría las bases “en el sentido de las manecillas del reloj”. Así pasa cuando sucede, diríamos.

Un año antes de eso, sin tener ocasión para jorobar la borrega de tal modo, me hice cargo de la edición de Gente así, y el año pasado, de Más gente así, ambos, volúmenes variopintos donde la crónica se mezcla con el cuento hasta que sus fronteras resultan indiscernibles. El segundo lo presentó Pablo Boullosa en una sesión memorable de la FIL Guadalajara, el 4 de diciembre de 2013, donde Jesús Ochoa y Vicente Leñero leyeron en voz alta uno de los cuentos.Aquella FIL no me ofreció ocasión de comentarle mis inconformidades con los traductores sin conocimiento de causa, pero sí me permitió ver una sala repleta de lectores que aclamaron a nuestro querido autor. El texto de contraportada de Más gente así dice que sus personajes “recorrerán la senda oscura que conduce de la santa ira a la venganza kamikaze, enfrentarán los dardos del amor con regular o quizás mala fortuna, cumplirán misiones ingentes en las que fracasar es lo de menos… y acudirán a la inevitable cita con la muerte, a la que nadie sabe de qué animo irá aunque todos sepamos que iremos.

 

Ramón Córdoba


Otros textos de Redacción Langosta

Markus Zusak

Fue así que Markus creció escuchando historias de la Alemania Nazi durante...
Leer más

Deja un comentario