“Vestido de novia”, o el oscuro secreto de una mente perdidiza

Pierre Lemaitre es uno de esos escritores a los que se llega por referencia de lectores. No es promovido en televisión, ni es el nuevo sabor dentro de los bestseller. Lemaitre tiene ese aire de escritor auténtico de novela negra que basa su carrera en ofrecerle buenos libros al lector asiduo al género, pese a que ganó el premio Goncourt, el más importante en lengua francesa, con una novela fuera del registro policial. Incluso, tiene un personaje recurrente llamado Camille Verhoeven, un oficial de policía que tiene por característica especial ser de baja estatura (un metro cuarenta) y acusa una visible cojera.

Sus novelas, al contrario de la agilidad norteamericana del género o de la enorme extensión de las sagas nórdicas, quedan en el justo medio. Formado como psicólogo, sus tramas siempre dejan ver los más profundos claroscuros de la psique humana. Como es el caso de Vestido de novia. La novela cuenta la historia de Sophie Duguet, una chica que olvida todo y al mismo tiempo, vive torturada por recuerdos. Es un ser frágil pero a la vez violento y torturado. Es en la primera parte del libro en donde Lemaitre demuestra todas sus influencias y la maestría para narrar con velocidad una situación que nos hace aborrecer, pero al mismo tiempo, hacernos sentir empatía por una mujer así. Se nota la mano de autores como James Ellroy y Bret Easton Ellis en sus descripciones y en el grafismo de la violencia.

Sophie es una chica clasemediera francesa que tiene bajo su resguardo a un niño, a quien con el paso del tiempo va odiando hasta desencadenar una tragedia. Duguet, así deberá comenzar una loca carrera sin final para escapar de su culpa. Leer esta novela es como sumergirse en una espesa capa de maldad, que no deja de espesarse mientras avanzamos, pero que al mismo tiempo nos hace querer más.

Como ha expresado el autor en más de una ocasión, esta novela es un thriller en homenaje a Hitchcock, sin embargo, puede leerse como uno de esos libros con final sorpresa que tanto éxito han tenido en últimas fechas. Porque, recordemos, el genial director nunca escondía nada, sino, hacía evidente el peligro. Sin duda, para un lector poco adentrado en el género negro Vestido de novia le parecerá una novela con giros sorprendentes, que lo dejará en shock. Y es que es una gran novela, absorbente, vertiginosa y muy oscura. Rompe la regla del juego limpio que debe tener el escritor con el lector. Es decir, la segunda parte revela varios datos que nos habían sido escamoteados, llevándonos a un final que no vislumbrábamos.

La gran diferencia con libros bestsellers y Pierre Lemaitre es que el francés es un gran escritor. Su prosa, por mucho, un disfrute que lo iguala con los pesos pesados del policíaco europeo.

Written By
More from Iván Farías

Deja un comentario