Un holograma para el rey

El hecho de ir a un lugar antípoda —como Arabia Saudita— significa redescubrir el mundo, mirarlo a través del grosor de un cristal disconforme. En el caso de Clay significa la salvación misma.

Imagina un viaje a la playa, el sol brilla, las olas rompen con la suavidad de una nube y tu estancia parece ser la respuesta a más de una década de declive. Estás a punto de cerrar un trato con uno de los reyes más poderosos de Arabia Saudita, mismo que podría borrar todos tus problemas en un abrir y cerrar de ojos.

Dave Eggers presenta un viaje que es un choque entre dos culturas totalmente opuestas: por un lado la estadounidense, origen del protagonista, y por otro la arábiga, el destino a donde llega. Aun cuando está acostumbrado a desplazarse largas distancias para cerrar algún negocio, Clay se dará cuenta que no todo el planeta se rige por las mismas leyes; sin embargo, también asimilará que entre toda esa jungla recién descubierta puede hallar gente más emparentada con su cultura de lo que podría imaginarse. El hecho de ir a un lugar antípoda —como Arabia Saudita— significa redescubrir el mundo, mirarlo a través del grosor de un cristal disconforme. En el caso de Clay significa la salvación misma.

Y es que entre tanto velo, prohibición por el alcohol y la admiración del género femenino, imaginarse un bacanal al estilo de New York o Las Vegas sería un verdadero disparate. Pero quizá eso es tan sólo un espejismo de lo que se rumora en otros lugares del mundo sobre estas tierras, ¿o es tal vez que los extranjeros tienen una forma diferente de ser juzgados aquí?
Amenazado por la ruina y un ideal de bienestar para su familia, Clay tratará de difuminar esos fantasmas que lo aquejan y cerrar el que podría ser “el trato de su vida”. Proveer todo un sistema de tecnologías de información a la Ciudad Económica Rey Abdalá no será misión sencilla, y aunque Alan conoce el mercado y tres jóvenes expertos le acompañan, la competencia será extremadamente complicada.

La historia es un inconmensurable mar de experiencias, escenas íntimas, borracheras, tensión laboral y acción; así que si disfrutas viajar, conocer gente y las dulces mieles que el placer ofrece, entonces quizá esta sea la novela que estabas buscando.

Por Alejandro Rubio

Reseña del libro: Un holograma para el rey, Dave Eggers, Literatura Random House, 2014.

Otros textos de Redacción Langosta

EL CUERPO ELÉCTRICO de Jordi Soler

En 1876, el diputado Cristino Lobatón descubre sus dotes de empresario. Se...
Leer más

Deja un comentario