folder Publicado en Reseñas
Tus dos muertos o cómo enfrentar a padres e hijos
Graciela Manjarrez comment 0 Comentarios

En México se cometen aproximadamente seis secuestros diarios. Los estados más vulnerables a este delito son la Ciudad de México, Veracruz, Tamaulipas, Guerrero, el Estado de México, Morelos, Jalisco, Michoacán, Tabasco y Puebla. Según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal por cada secuestro reportado, cinco no se denuncian. Sólo el 2% se resuelve por vías legales. Las principales víctimas son personas conocidas y/o de solvencia económica (y los familiares de estos). Conforme se han incrementado los secuestros, también la violencia contra sus víctimas; pues si en 2008 se ejecutaban a 3 de cada 10 víctimas, actualmente se ejecutan a 6 de cada 10.

Bajo este panorama de terror, el inframundo, Jorge Alberto Gudiño Hernández (Ciudad de México, 1974), enmarca su más reciente novela Tus dos muertos. Un policía judicial caído en desgracia: Cipriano Zuzunaga. El secuestro del hijo bastardo de un diputado encumbrado y celoso guardián de la moral conservadora. Una investigación al margen de la ley. Una colonia con sus propios códigos y lealtades: El fresno. Un personaje que encarna el instinto: el Matape y unos cuantos muertos, como daños colaterales de una sociedad que ha perdido el rumbo, son los componentes de una novela policíaca poderosa y excelsa.

En la trama de Tus dos muertos Cripriano Zuzunaga, policía corrupto y extorsionador, pone todos sus esfuerzos en resolver el caso que le significará, por un lado, recuperar la posición de poder que tenía hace algunos años (y dejar de despojar a raterillos de poca monta, chicleros y demás vagos de las aceras para cumplir la cuota diaria con su superior) y, por el otro, deshacerse, si bien le va, de su propio demonio encarnado por su padre: su primer muerto. No obstante, la investigación del secuestro de un hijo oculto, negado para guardar las formas sociales, y luego arrebatado del anonimato es el punto de partida de Gudiño Hernández para reflexionar sobre lo corrompido de un sistema judicial, pero, en particular, para confrontar, de manera cruel y directa, las relaciones entre padres e hijos.

A partir de un narrador punzante en segunda persona, Gudiño Hernández confronta a su personaje (y a los lectores) sobre las relaciones filiales y la manera en que los seres humanos han sobrevivido a éstas. Las 136 páginas de las que consta la novela son un vasto catálogo de paternidades: desde la ausente, pasando por la irresponsable, sin olvidar la complaciente, hasta llegar a la sobreprotectora. Cada uno de estos modelos de relación enfrentan al comandante Zuzunaga con su presente: su hija Lesli que vive, alejada de él, en otro país y con su pasado: su padre violento, cercano y despiadado, que pide indulgencia al final de sus días.

Más allá de las escenas violentas, descritas de forma nítida y despiadada, o de la forma inteligente en la que se resuelve el secuestro violento que motiva la novela, Gudiño Hernández hace un agudo escrutinio sobre la sociedad pútrida, la naturaleza hostil e hipócrita de los seres humanos, los roles masculinos, la descomposición de las organizaciones que procuran justicia y el desplome de la sagrada institución: la familia.

Y es esto último uno de los grandes aciertos de la novela de Gudiño Hernández, pues hace que tanto personajes, como lectores se cuestionen sobre si la sangre es el verdadero lazo sobre el que se construyen las relaciones de padres e hijos. En este sentido, es de llamar la atención la escasa presencia femenina en este universo violento, frente a la masculina. Pues son estos últimos personajes sobre los que se edifica la novela y demuestran de manera excepcional lo que puede significar la paternidad, ya sea de amor incondicional o de un odio férreo, pero, sobre todo, de una vulnerabilidad asfixiante. Circunstancia que poco se explora en el las letras mexicanas y que se le agradece al autor.

Jorge Alberto Gudiño Hernández novela negra Novela negra mexicana Tus dos muertos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.