folder Publicado en Reseñas
Todas debemos estar Tranquilas
Fernanda Palacios comment 0 Comentarios

¿Cuántas veces nos hemos sentido inseguras al caminar en las calles, al salir en la noche, al escoger la ropa para vestirnos, al pedir un taxi, al decir no? Este temor a que nos maltraten, violen o maten ha impulsado a escritoras como María Fernanda Ampuero, Nerea Barjola, Aixa de la Cruz, Gabriela Wiener, entre otras, a narrar ligeras historias acerca de la violencia que se sufre al ser mujer.

Esta violencia que vivimos desde niñas, que nos baja la autoestima y nos humilla, es representada en un total de catorce escritos en el libro Tranquilas. Historias para ir solas por la noche, en él se tocan los temas de la violación, el silencio, el asesinato, el abuso y el maltrato desde el punto de vista de cada autora.

De manera fría y realista detallan el sufrimiento que vivieron ellas mismas o mujeres cercanas, tal como la historia de Lucía Mbomío, en su escrito  “Fóllame”, donde explica historias que le han contado sus amigas sobre violaciones que han sufrido de parte de chicos (o como los llama ella, Monstruos) a los que les dices que no y aún así te obligan, a esto le llama Follación.

“La follación, que es la estrategia que desarrollas cuando no quieres tener relaciones sexuales con un chico y ves que él va a hacerlo con o sin tu consentimiento. Básicamente, se trata de dejar de luchar, de pensar que no pasa nada, (…), no es algo que haces por él, sino para evitarte un trauma subsiguiente o la muerte. Eso no es un sí, porque tú dijiste que no. Dijiste no.”

Posteriormente ella narra cómo casi es víctima de una follación y reflexiona un poco sobre este término. Por otra parte, Sabina Urraca nos presenta un texto llamado “El culo ” donde profundiza en los problemas de una adolescente que está entrando en el proceso de desarrollo y le crece un trasero enorme. Con el tiempo, la niña comienza a detestarlo porque todos los hombres la miran y la tocan.

Tranquilas es un libro con historias tristes y desgarradoras para cualquier persona, en especial para mujeres que han pasado algunas de las situaciones, porque son tan comunes que no sería extraño que algunas lectoras se sientan identificadas: las ilustraciones de Sara Herranz son bastante impactantes, cada una destaca lo más importante de su relato y de la lucha de las mujeres.

Esta compilación de historias es un acercamiento para los y las lectoras que estén interesados en el feminismo, pues visibiliza la violencia que viven las mujeres desde lo más profundo de la sociedad, como los lazos familiares. En la narración de Edurne Portela  “primero fueron los mocos, después el ninjutsu” hace un recuento de su adolescencia para encontrar episodios traumáticos, y concluye en los primeros párrafos: “no tuve grandes traumas, sólo los propios de la edad”.

A través de esta frase reconstruye en su mente episodios traumáticos que son normalizados en la sociedad, episodios que le dan vergüenza y sentimiento de culpa; es así como recuerda haber sido abusada, pues en ese entonces no pensaba que una relación sexual dentro de la pareja pudiera ser violación.

Estas autoras, a través de sus relatos, nos dan fuerza para enfrentarnos a las situaciones de violencia que, desgraciadamente, siguen teniendo lugar.

Fóllame mujeres Nerea Barjola Sara Herranz Tranquilas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.