Por qué leer a… Hilario Peña

hilarioconjura

Hilario Peña es una de las voces más nuevas de la literatura mexicana, y también una de las más sinceras. Nacido en Mazatlán, Sinaloa, estaba convencido desde muy temprana edad de que quería convertirse en escritor, pero recorrió el camino largo. Luego de graduarse como ingeniero industrial y emigrar a Tijuana (donde esperaba poder “recoger el dinero con pala”) para trabajar como capataz en una maquiladora, decidió dedicarse a escribir. Su primera novela, Los días de Rubí Chacón (2007), le hizo ganar el Premio Binacional de Novela Joven Frontera de Palabras / Border of Words, convocado por Conaculta, y desde entonces ha publicado otras cinco, todas ellas en esta casa editorial.

La riqueza de la prosa Hilario Peña radica en la naturalidad con la que sus personajes se desenvuelven mientras intentan ganarse la vida en la frontera (Tijuana, sobre todo) en medio de la violencia rampante que se ha apoderado del norte del país, pero que ha sabido combinar con fuerte dosis de humor ácido. Sus personajes, de entre los que destaca el detective Malasuerte, parecen haber sido sacados de un diario de la nota roja, mezclados con el erotismo a la western del Libro Vaquero y luego liberados para deambular libremente en la atmósfera enmarañada de una novela policiaca.

¿Y cómo le entro?
La Langosta recomienda empezar por Malasuerte en Tijuana

¿De qué se trata?
La novela con la que inicia la saga del detective más salvaje de México es también la primera que Hilario Peña publicó en una editorial. En ella se nos cuenta cómo Tomás Peralta, un norteño maleducado y rebelde, se convierte de un pueblerino cualquiera en el mejor detective privado de la frontera. Cansado de las burlas que recibe por ser pelirrojo (signo indiscutible de la mala suerte, según sus paisanos), Peralta se embarca en una aventura ferroviaria que lo guiará hasta Tijuana, la ciudad que le revelará su destino.

[pt_view id=”c23870f29b”]