Por qué leer a… Orhan Pamuk

pamuk

A los 23 años decidió abandonar la arquitectura y escribir novelas. Acerca de esto comenta con desparpajo “Recuerdo perfectamente del momento en que quise ser escritor. Fue una tarde de marzo o abril, en la primavera de 1973. Agarré un papel y un bolígrafo y me puse a escribir. Así fue. Recuerdo haber leído El extranjero, de Camus, y a pesar de que no influyó en mi escritura pensé que me iba a ayudar a ser escritor”.

Orhan Pamuk es un personaje singular suele reescribir la primera frase de sus novelas entre 50 y 100 veces. Busca “escribir en presente” aunque sean vivencias del pasado. Pamuk despierta la curiosidad por situaciones que a simple vista parecen lejanas y mientras avanza la lectura se vuelven inevitablemente universales. Su mayor virtud literaria es una prosa de profunda sencillez.

¿Y cómo le entro?
La Langosta recomienda empezar con La vida nueva.

Cuenta la historia de: Osman cuya vida se reducía a asistir a clase de Ingeniería y regresar a la casa que compartía con su madre. El inesperado momento en el que abrió un libro y un tiroteo en las calles nevadas de Estambul lo transforman en una especie de viajero nocturno cuya existencia nunca volvió a ser la misma. Osman recorre un inmenso país acompañado de una mujer que por azar, dejó el libro sobre la mesa de un café.

[pt_view id=”c23870f29b”]