Nathaniel Hawthorne

En 1845, Hawthorne se dedicó a su novela más famosa La letra escarlata, que fue un éxito inmediato y permitió al autor dedicarse por completo a su obra literaria. Salió de Salem para una residencia temporal en Lenox, una pequeña ciudad en los Berkshires, donde terminó el romance The House of the Seven Gables en 1851. Ahí se encontró con Herman Melville y se convirtió en un gran defensor de su obra. Hawthorne murió después de un largo período de enfermedad durante la cual sufrió ataques severos de demencia. Para entonces, se habían completado varios capítulos de lo que iba a ser un romance, y este trabajo fue publicado póstumamente con el título El Romance Dolliver. Varias de sus obras inacabadas se publicaron póstumamente.
Sus obras son notables por su tratamiento de la Nueva Inglaterra, el puritanismo, la culpa personal y la complejidad de las decisiones morales . A pesar de que Hawthorne fue perpetuamente insatisfecho con su obra a lo largo de su vida, sigue siendo alabado como uno de los más grandes escritores norteamericanos.

Merece notarse que en la mañana de verano en que comienza nuestra historia, las mujeres que había mezcladas entre la multitud, parecían tener especial interés en presenciar el castigo cuya imposición se esperaba. En aquella época las costumbres no habían adquirido ese grado de pulimento en que la idea de las consideraciones sociales pudiera retraer al sexo femenino de invadir las vías públicas, y si la oportunidad se presentaba, de abrir paso a su robusta humanidad entre la muchedumbre, para estar lo más cerca posible del cadalso, cuando se trataba de una ejecución. En aquellas matronas y jóvenes doncellas de antigua estirpe y educación inglesa había, tanto moral como físicamente, algo más tosco y rudo que en sus bellas descendientes, de las que estaban separadas por seis o siete generaciones; porque puede decirse que cada madre, desde entonces, ha ido trasmitiendo sucesivamente a su prole un color menos encendido, una belleza más delicada y menos duradera, una constitución física más débil, y aun quizá un carácter de menos fuerza y solidez. (La letra escarlata)

Sigue leyendo por temas:
Otros textos de Redacción Langosta

Beatriz Espejo

Ha sido profesora en distintas universidades, pero en particular en la Facultad...
Leer más

Deja un comentario