Lyman Frank Baum

Ejerció las más diversas actividades antes de dedicarse a la literatura: periodista, empresario teatral, actor, comerciante y fundador de una asociación de escaparatistas. Tras varias obras infantiles que no cosecharon demasiada atención, en 1900 salió a la venta El mago de Oz, que se convirtió rápidamente en la obra predilecta de millones de hogares. Convertido en autor de éxito, Baum se mudó a California, donde escribió secuelas ambientadas en Oz hasta su muerte.

(…) Cuando Dorothy se detenía en el vano de la puerta y miraba a su alrededor, no podía ver otra cosa que la gran pradera que los rodeaba. Ni un árbol ni una casa se destacaba en la inmensa llanura que se extendía en todas direcciones hasta parecer juntarse con el cielo. El sol había calcinado la tierra arada hasta convertirla en una masa grisácea con una que otra rajadura aquí y allá. Ni siquiera la hierba era verde, pues el sol había quemado la parte superior de sus largas hojillas hasta teñirlas del mismo gris predominante en el lugar. En un tiempo la casa estuvo pintada, pero el calor del astro rey había levantado ampollas en la pintura y las lluvias se llevaron a ésta, de modo que la vivienda tenía ahora la misma tonalidad grisácea y opaca que todo lo que la circundaba.

Sigue leyendo por temas:
,
Otros textos de Redacción Langosta

Elías Canetti

Se doctoró más tarde, aunque nunca ejerció por preocuparle más la filosofía...
Leer más

Deja un comentario