Los escritores y el cine

William Faulkner, el autor de El ruido y la furia, declaró en una ocasión que cuando empezó a escribir para  la industria del cine por primera vez, creyó ver en ella una pequeña mina de oro que le permitiría trabajar a gusto. Pero con lo que el escritor sureño se toparía sería con una experiencia poco placentera en los estudios hollywoodenses.

Sus constantes desencuentros con la industria no obstante, no impidieron que el premio Nobel fuera el responsable de los guiones de Vivamos  hoy (1933), Tierra de faraones (1955) y El sueño eterno (1946), película basada en una novela de Raymond Chandler y adaptada por Faulkner; aunque el creador de Yoknapatawpha dejó poco después el séptimo arte porque aseguró que perdería todo el potencial de escritor si hacía un tratamiento o un guión más.

No hay duda de que el cine y la literatura tienen una relación especial, a veces incluso de amor- odio, pero cuyo propósito es el mismo: contar una historia. Y por tanto, no es curioso encontrar a directores de cine que dan el salto al papel o escritores que decidan ponerse tras las cámaras o en la creación de un guión.

Hay más casos famosos como el de Faulkner, por ejemplo está el de Francis Scott Fitzgerald, quien escribió una multitud de guiones, muchos de ellos sin darle el crédito correspondiente, entre los que destacan Un yanqui en Oxford (1938), Tres camaradas (1938) y La última vez que vi París (1954); Fitzgerald no quedó satisfecho con la industria y llegó incluso a escribir una sátira de la misma en El último magnate.

Pero no todos los escritores han padecido a Hollywood. Ahí está el caso de John Steinbeck, cuyas obras han tenido grandes adaptaciones a la gran pantalla como es el caso de Las uvas de la ira (1949) de John Ford. Además, en La perla (1947) dirigida por el mexicano Emilio Fernández, Steinbeck primero escribió el guión para la cinta y después hizo la versión en novela.

Y en el caso de los escritores-cineastas, destaca el norteamericano Paul Auster, el realizador de Smoke (1995) y escritor de Leviatán. Están también Alberto Fuguet, autor de Sudor y director de Se arrienda (2005); Miranda July quien decidió también ser escritora,  recientemente publicó El primer hombre malo, tras una sólida carrera como cineasta: su filme Tú, yo y todos los demás (2005) recibió un premio especial del jurado del Festival de Cine de Sundance; Ray Loriga, escritor de Tokio ya no nos quiere y director de La pistola de mi hermano; David Trueba, realizador de La buena vida (1996) y autor de Érase una vez; entre otros.

Incluso hay autores de mayor éxito comercial que han dado el salto a la silla de director como Stephen King, quien dirigió la cinta de terror El hospital de los muertos. O, por el contrario, que se han pasado a la hoja en blanco como Guillermo del Toro quien trasladó el aura de terror que impera en sus filmes a su saga de vampiros, la “Trilogía de la oscuridad” coescrita con Chuck Hogan.

Y la lista sigue. Están los escritores que prefieren involucrarse en la adaptación al cine de su obra porque así pueden verificar que se respetará la esencia de la misma; o quienes han optado por una carrera de guionistas que les permite obtener otros ingresos; y están quienes simplemente aman los dos artes. Sin embargo, sea la razón que fuese, esa fascinación que algunos cineastas sienten por las historias en papel nos ha dejado y nos dejará grandes obras.

Otros textos de Redacción Langosta

Yo no persigo una forma

El cielo árido / Mondadori, 2012   Un solo instante en el...
Leer más

Deja un comentario