Lolita Bosch

Ha publicado Elisa Kiseljak (2005), Tres historias europeas (Debolsillo, 2006), La persona que fuimos (Mondadori, 2006), Insólita ilusión, insólita certeza (Mondadori, 2007) y La familia de mi padre (Mondadori, 2008).
Una autora que considera que el arte tiene una función vital más allá del entretenimiento: “La literatura sirve, no es sólo un entretenimiento estético burgués. El arte salva y de esto estoy convencida. El poder aglutinador y total del arte, salva.”
En la novela La familia de mi padre recoge fotografías, dibujos hechos a mano, citas, glosas, párrafos de libros, de periódicos, facsímiles de recibos y necrológicas, y en la primera página dice que la narradora protagonista no nació “en un lugar sino en una historia”, Lolita Bosch dice en entrevista:

Hacer un diario con este material hubiera sido el camino fácil, el más obvio (…) He ido absolutamente a ciegas… bueno, eso lo hago siempre, ¿eh? Cuando escribo pienso en abstracto, nunca me centro en el contenido. El contenido va saliendo, porque la novela es algo que se va tejiendo… Por eso es muy difícil escribir en el lugar en el que estás viviendo… Yo no podía escribir sobre Barcelona viviendo en Barcelona. De hecho, escribí la novela cuando estaba viviendo en México. En el caso de La familia de mi padre, además, iba encontrando cosas y con ellas iba avanzando. Había días que tenía tanto material sobre la mesa que estaba desesperada por ir cerrando algo. Lo único que tenía claro era que, al final, quería ir al pueblo de mi abuela. Desde el principio. Quería terminar ahí: era una deuda histórica.

Sigue leyendo por temas:
,
Otros textos de Redacción Langosta

David Grossman

Activista por la paz, es crítico con su propio gobierno. Su obra...
Leer más

Deja un comentario