folder Publicado en Reseñas
Las historias dentro de la historia de "Bitna bajo el cielo de Seúl"
Pamela Murphy comment 0 Comentarios

«Esto es lo que más me cuesta aceptar ¿sabe? Marcharme poco a poco, un trocito cada día, algo que se va, que se borra».


Bitna bajo el cielo de Seúl

¡Cuántas ganas tenía de leer a un autor ganador del Premio Nobel de literatura! Y con Bitna bajo el cielo de Seúl, J.M.G. Le Clézio ha convertido lo que en un principio era un deseo, en lo que de ahora en adelante será un hábito. La fascinación por los logros que preceden a este aclamado escritor me acompañó en la experiencia de esta lectura. Le Clézio, quien con más de cuarenta años en el ámbito literario y más de treinta obras publicadas, algunas de ellas ganadoras de diversos premios de literatura, me permitió, con la fluidez de su pluma, conocer un poco más de la cultura coreana y la vida en las calles de Seúl. Sobre todo, me impresionó la habilidad del escritor para crear personajes inquietantes, nobles pero corrompibles, fuertes pero dóciles. La diversidad de carácteres enriquece de tal manera este libro que, frecuentemente, sientes estar leyendo una obra llena de fábulas placenteras que muestran la belleza del mundo, para de repente sumergirte en una novela de enseñanza, donde la crudeza de la vida actual no pasa desapercibida. Hay varios matices concentrados en las páginas de este libro, y el autor hace posible pasar por ellos sintiéndote uno más de los personajes.

Con habilidad, Le Clézio nos cuenta la historia de Bitna, una chica de dieciocho años que deja atrás su vida en la provincia de Jeolla – do impulsada por el deseo de sus padres de que acuda a una buena universidad en la ciudad. Al llegar ahí, Bitna se hospeda en casa de su tía, en lo que cree será una estancia placentera rodeada de familia, pero las cosas no tardan en torcerse, las constantes exigencias de su tía y su prima rápidamente la obligan a buscar un nuevo lugar para vivir.

Para distraerse de los problemas de la vida diaria, Bitna se refugia en la librería de la ciudad. Pasa los días leyendo historias en libros que no puede comprar; pero que, sin aún saberlo, le cambiarán la vida. Es en esta librería donde una oferta de trabajo llega hasta sus manos: la oportunidad de ganar dinero contando historias a Salomé, una mujer enferma condenada a vivir sus últimos días atada a una silla de ruedas, inmersa en dolor y en una terrible soledad.

Supe que este libro dejaría una gran huella en mi corazón lector cuando me sentí identificada con la historia. Primero, porque, al igual que para Bitna, los libros me han proporcionado una distracción de los problemas de la vida diaria, y, segundo, porque al leer la oportunidad de trabajo que se le presentó no pude evitar sentir una sana envidia, y es que ¿a qué buen lector no le gustaría ganar dinero haciendo lo que más le apasiona en la vida? 

Y es justo después de esa oferta de trabajo que comienza lo que, en mi opinión, es la joya de este libro: las historias que Bitna le narra a Salomé, quien, postrada en una silla de ruedas, atacada por un mal incurable, sólo puede conocer y disfrutar el mundo a través de las palabras de otros. A Salomé los estragos de su enfermedad la han apagado poco a poco, sus fuerzas son menores cada día, pero contrario a ello, sus anhelos crecen, es a través de éstos y los relatos que Bitna le cuenta que es capaz de transportarse a diferentes lugares, desde viajar por el mundo junto a las palomas mensajeras del señor Cho, deseosas de llegar a la aldea de Ganghwa-do, cerca de la frontera con Corea del Norte para poder llevar noticias a los familiares de éste que no pudieron salir de allí después de la guerra.

Por medio de esos relatos, Salomé incluso puedo volar junto al pajarillo O´Jay, aquella pequeña avecilla que cayó de su nido cuando aún era demasiado pequeña. Aquella avecilla que fue rescatada por la joven Naomi, quien cuidó de ella y la alimentó hasta que una enfermedad le arrebató la vida y la obligó a volar sobre el puente de colores maravillosos, aquel puente por el que Salomé también caminó en sus últimos momentos… el puente del arcoíris.

Al pasar las páginas sentí que leer este libro era como leer cinco historias diferentes, pero igual de apasionantes. Realmente Le Clézio logró enlazar un relato al siguiente de manera sutil, pero, sobre todo, me impresionó la razón detrás de tantas historias: el hacer los últimos días de una Salomé enferma los mejores de su vida a través de la lectura.

Jean-Marie Le Clézio en rtve.es

La simplicidad de la belleza de los relatos narrados no hace más que incrementar el valor de esta lectura, son relatos cortos pero fluidos que me invitaron en todo momento a avanzar una hoja más hasta que, sin darme cuenta, terminé el libro en un abrir y cerrar de ojos.

Se trata, entonces, de un libro ligero pero enriquecedor, capaz de generar gran variedad de emociones y sensaciones, y, sobre todo, despertar en quien lo lee la habilidad de ponerse en la piel de los personajes, desde transformarse en una narradora de increíbles historias como Bitna, hasta volverse una Salomé que disfruta y agradece los distintos mundos en los que una gran historia es capaz de sumergirnos.

Bitna bajo el cielo de Seúl Corea historias J.M.G. Le Clézio Le Clézio Lumen novela Premio Nobel de Literatura 2008

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar el comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.