folder Publicado en Reseñas
La melancolía por el pasado de Peter Handke
Karina Sosa comment 0 Comentarios

Peter Handke nació en Griffen Austria, en 1942. “Handke nació en una tierra fría”, anoto en mis diarios de lectura. Son diarios que hice la primera vez que leí uno de sus libros, hace más o menos doce años. Los diarios son registros del tiempo, pero además ocultan nuestros deseos y nos dejan ver, con el tiempo, que ya no somos lo que soñábamos ser en el pasado. 

La escritura representa también una forma de habitar el mundo, esto ya lo ha dicho George Steiner con mayor gracia y sabiduría en sus Diez posibles razones para la tristeza del pensamiento humano. La melancolía por el pasado está en la escritura de Peter Handke. 

Peter Handke en elpais.com

Recuerdo La mujer zurda, ese libro que leí hace años, una historia breve sobre la imposibilidad. Una alegoría sobre la escritura y la soledad que en ciertas ocasiones es necesaria para encontrar aquello que creemos nos constituye. 

Pienso al leer a Handke que a veces en el recuerdo descansamos en un automóvil abierto en cualquier calle… Todos los autos de las calles están disponibles para los errantes sin hogar… La urbanización está quieta. ¿Y entonces qué importa medir los días? Las liebres, las fotografías de extraños, de árboles, cascadas y caballos… Entonces pensamos en relojes como objetos y no como instrumentos de medición. Nos importan los mecanismos. Los procesos íntimos que empujan a las campanas, a los relojes, a las piedras…

Más que una historia breve, La mujer zurda de Peter Handke es una reminiscencia de aquello que se ha perdido: una alegoría del deseo y la imposibilidad. Como un olor que se convierte en sentimiento, los pasos de una mujer que anda sin más, sencillamente camina en el universo.

En algún punto, uno de los personajes, el jefe de Marianne en su trabajo como traductora, le dice: 

“Escriba, escriba usted sobre eso, Marianne, si no de repente, un día ya no existirá usted”.

Quizás al tiempo que escribir es permanecer, también al escribir nos vamos desdibujando y así dejando un rastro de nuestro paso por el mundo. Hasta que alguien encuentre nuestros símbolos en una estela e intente descifrarlo. Eso ha hecho Peter Handke en sus libros: dejar un rastro, crear historias que al ser leídas nos hagan pensar en los relojes de arena, en nuestra existencia y nuestros deseos. Quizá por eso fue reconocido como el Premio Nobel de Literatura de 2019.

Peter Handke en elpais.com

Cuentan que un día Thomas Bernhard, escritor austríaco, caminaba por la calle en Viena y de pronto una multitud empezó a lanzarle piedras, a jalonearlo y gritarle. Lo habían confundido con Peter Handke —que debido a sus posturas políticas ha ganado el rechazo de mucha gente—. Bernhard escribe algo así como: Qué fortuna que me confundieran con Peter Handke, si me hubieran confundido con Thomas Bernhard quizás ya estaría muerto. 

A veces también la literatura es una manera de huir del mundo.

autor autor austríaco La mujer zurda literatura literatura austríaca Nobel de Literatura Peter Handke Premio Nobel de Literatura 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.