Jerzy Kosinski

Kosinski sobrevivió con su familia a la Segunda Guerra Mundial bajo una falsa identidad (su nombre original era Josek Lewinkopf), oculto entre campesinos polacos en el este del país. El 3 de mayo de 1991 se suicida tomando barbitúricos con una gran dosis de alcohol y se tiende en la bañera con la cabeza metida en una bolsa de plástico. En la mañana, su mujer, Katherina von Fraunhofer, lo encuentra muerto.
El libro más importante de Kosinski es El pájaro pintado (1965), un libro muy especial, probablemente escrito por varios “redactores” (en esta época Kosinski no dominaba suficientemente aún el inglés), donde se mezclan las impresiones de la guerra, la descripción del estado totalitario y los elementos fantásticos. Después de su publicación, una parte de la crítica lo interpretó como un documento autobiográfico sobre el Holocausto y otra parte como una ficción literaria.

Durante las primeras semanas de la Segunda Guerra Mundial, en el otoño de 1939, los padres de un niño de seis años de una gran ciudad de la Europa Oriental, lo enviaron, como a miles de otras criaturas, al abrigo de una lejana aldea.
A cambio de una substanciosa cantidad de dinero, un hombre que viajaba rumbo al Este accedió a buscarle unos padres adoptivos temporales. A falta de otras alternativas, los padres le confiaron el niño.
Los padres estaban convencidos de que lo mejor que podían hacer para asegurar la supervivencia del niño durante la guerra era alejarlo. A consecuencia de las actividades antinazis que el padre había protagonizado antes de la guerra, ellos mismos debieron esconderse para evitar que los enviaran a un campo de trabajos forzados en Alemania o que los encerraran en un campo de concentración. Querían salvar al niño de estos peligros y alimentaban la esperanza de volver a unirse a él en el futuro. (El pájaro pintado)

Sigue leyendo por temas:
Otros textos de Redacción Langosta

Contra el engaño Dios

Nota sobre El evangelio según Jesucristo La libertad es un problema. Quiero...
Leer más

Deja un comentario