Jeanette Winterson

Sin embargo, estos deseos nunca llegaron a concretarse ya que, con sólo 15 años de vida y motivada por los cuestionamientos que generó en su entorno su elección sexual, Winterson decidió romper el vínculo familiar y abandonar el hogar materno. Si bien esta decisión la obligó a ganarse la vida desde muy joven, nunca dejó que sus actividades laborales la alejaran del ámbito educativo. Así fue, entonces, que esta mujer que repartió helados a bordo de una camioneta se desempeñó como asistente en una funeraria y trabajó en un hospital mental como empleada llegó a estudiar inglés en la universidad de Oxford. Convencida de asumir el desafío de convertirse en escritora, la joven debutó en 1985 como novelista a través de Fruta Prohibida, una obra de perfil autobiográfico que, en la década del 90 fue llevada con gran éxito a la pantalla chica. Durante los años siguientes, la producción literaria de Winterson ha sido extensa: La pasión, Espejismos, La mujer púrpura, La niña el faro, El planeta azul y su autobiografía, Por qué ser feliz cuando puede ser normal. Sobre este libro, dice la autora:

Lo más difícil de escribir Por qué ser feliz… fue no retroceder ante el dolor que me producía la historia. Para el lector es un libro divertido, pero también triste. Para mí fue aterrador escribirlo. Y el control estaba ahí, en no ser autoindulgente o sentimental, vicios que odio en un escritor, pero tampoco ser tan dura.

Tags from the story
More from Redacción Langosta

Astrid Rosenfeld

Después de graduarse de secundaria, Rosenfeld vivió en California durante dos años,...
Read More

Deja un comentario