Jack London

Él llevó a su culminación la aventura romántica y la narración realista de historias en las que el ser humano se enfrenta dramáticamente a su supervivencia. Es considerado uno de los escritores norteamericanos más universales. En 1897 se embarcó hacia Alaska en busca de oro, pero tras múltiples aventuras regresó enfermo y fracasado, de modo que durante la convalecencia decidió dedicarse a la literatura. Un voluntarioso período de formación intelectual incluyó heterodoxas lecturas (Kipling, Spencer, Darwin, Stevenson, Malthus, Marx, Poe, y, sobre todo, la filosofía de Nietzsche) que le convertirían en una mezcla de socialista y fascista ingenuo, discípulo del evolucionismo y al servicio de un espíritu esencialmente aventurero.
Su obra fundamental se desarrolla en la frontera de Alaska, donde aún era posible vivir heroicamente bajo las férreas leyes de la naturaleza y del propio hombre librado a sus instintos casi salvajes. En uno de sus mejores relatos, El silencio blanco, dice el narrador: “El espantoso juego de la selección natural se desarrolló con toda la crueldad del ambiente primitivo”. Otra parte de su literatura tiene, sin embargo, como escenario las cálidas islas de los Mares del Sur.

Sigue leyendo por temas:
,
Otros textos de Redacción Langosta

Jorge Hernández Tinajero

Es autor de numerosos artículos y ensayos sobre el tema; coautor de...
Leer más

Deja un comentario