folder Publicado en Reseñas
Huracán
Sobre Huracán. Sofía Segovia. México: Lumen, 2016.
Daniel Torres comment 0 Comentarios access_time 7 min de lectura

La novela que nos ocupa en esta reseña, Huracán (2016), es la reescritura o remake de la primera novela de Segovia, Noche de Huracán (2010), editada por primera vez en Conarte, retomada por la Editorial Lumen, y publicada en 2016 como Huracán, que en realidad es su segunda entrega narrativa después de El murmullo de las abejas (2015). Esta última es una de las mejores novelas mexicanas de los últimos años.  Recuerda grandes obras de la literatura hispanoamericana como Cien años de soledad, La casa de los espíritus, Balún Canán, Pedro PáramoEn la larga tradición de lo real maravilloso carpenteriano, tal como lo definió el autor cubano en el prólogo de El reino de este mundo (1949), como “un milagro” o “una fe”, El murmullo de las abejas nos describe a un personaje mágico real, Simonopio, y sus abejas, que se comunican por los recovecos de la sangre y le revelan el futuro. La familia Morales-Cortés, residentes de un pueblo llamado Linares en el estado de Nuevo León en México, viaja de ida y de vuelta a Monterrey, la capital del estado, para relatarnos episodios de la Revolución Mexicana y la Reforma Agraria a través de los ojos de un terrateniente, Francisco Morales padre, quien aprende a burlar las leyes del gobierno para preservar su tierra plantando árboles frutales. Se relatan además los avatares de la influenza española y su impacto en Linares, en una época precaria de la historia mexicana de principios del siglo XX. Segovia nos habla al oído (la voz de uno de los dos narradores de la novela, la del personaje narrador, Francisco chico, ya viejo) en una conversación íntima con un taxista que lo lleva de vuelta a Linares desde Monterrey en un viaje a la semilla, ya viejo, para recuperar ese murmullo de las abejas de Simonopio, su hermano adoptivo, y darle sentido a su larga vida hasta llegar al momento de su muerte.

Sofía Segovia en El País

Otro personaje como Simonopio, Aniceto Mora, el Regalado, porque fue regalado por su familia, protagoniza esta novela de Sofía Segovia, Huracán. Este personaje conoce la miseria en la que vive su familia en la isla de Cozumel, en el Caribe mexicano, que lo abandona a su suerte y Aniceto viaja a tierra firme.  La fatalidad marca su destino y el lector lo acompaña de la mano en esta historia que cuenta un narrador omnisciente en tercera persona hasta su vuelta a Cozumel para reencontrarse con su pasado.  La imagen del desastre del huracán es dual: la vida huracanada del personaje y su saga personal, así como el paso físico de dos huracanes por la isla de Cozumel con todas sus consecuencias para la economía, el turismo y la vida de sus habitantes.  El dolor humano y la traición son temas fundamentales que Segovia aborda en esta obra, aparte de los rencores y resentimientos de quien ha nacido en una clase social que no le ha dado las oportunidades óptimas para desarrollar todo su potencial.  El elemento mágico real se cumple con el muerto que lo sigue toda su vida, el Pinche Güero como el Prudencio Aguilar de Cien años de soledad al patriarca de los Buendía, José Arcadio.

Estructurada en seis capítulos que cubren el período de la vida de Aniceto Mora, el Regalado y su familia hasta la vejez, Huracán concibe un mundo profundamente mexicano y realista en la tradición de las novelas de la Revolución Mexicana, como Los de abajo de Mariano Azuela, Las manos de mamá de Nellie Campobello y Al filo del agua de Agustín Yáñez.  Sin embargo, Sofía Segovia resuelve este conflicto del ser humano frente a la fuerza de la naturaleza y la política en un lenguaje y un estilo diferentes a los que ha heredado de esta tradición.  Sus personaje femeninos, como La Gorda Nayuc, esposa de Aniceto o su hija que fue violada por él en el faro durante otro huracán, redefinen la posición de la mujer en una sociedad patriarcal.  Ambas desarrollan mecanismos de defensa para ir más allá de las tiranías del género: una hiere al padre violador antes de huir y la otra muere dejándolo solo.  El hijo de Aniceto, Manuel Mora, por su parte, rechaza el destino del padre y se desarrolla como un hombre de bien, honrado y trabajador, la antítesis del machismo de su estirpe.  Como administrador de un hotel en Cozumel durante el paso del huracán demuestra su eficiencia y manejo de los turistas “regios” (los regiomontanos que vienen a vacacionar desde Monterrey a Cozumel) y los “gringos” (los turistas norteamericanos que representan la prepotencia del estadounidense medio que va de vacaciones a la isla).  El retrato y la caricatura que hace Segovia de estos personajes (Marcela y Roberto/ Lorna y Paul Doogan) contrasta muy bien con la dignidad y serenidad de Manuel frente a las demandas de los turistas antes, durante y después del huracán.  En este sentido, la tormenta se convierte en un agente catalítico de la acción de la novela.

Cozumel, México

El título de la obra, Huracán, es un arma de doble filo que le sirve a la autora para hacer su crítica incisiva de la sociedad mexicana y de la industria del turismo y la hospitalidad, una de las más prósperas de Hispanoamérica. Además, el huracán es un tropo de la vida huracanada de los personajes en la historia familiar de Aniceto y Manuel, padre e hijo.  Como sucede en la escena donde vemos la fatalidad de esperar la llegada del huracán sin poder hacer nada:

“La experiencia le había enseñado que lo mejor que podía hacerse en un huracán era huir de la tempestad, correr, marcharse, lejos.  Ésta era la única forma de garantizar la seguridad física.  Manuel lo sabía, pero muy a su pesar no hacía caso.  No podía” (185). 

Sus responsabilidades como administrador del hotel le previenen incluso de poder ayudar a su esposa y su hija, quienes están viviendo en una casa a medio construir.

Tanto con El murmullo de las abejas y específicamente con Huracán, Sofía Segovia se sitúa como una de las mejores narradoras de la literatura mexicana del siglo XXI.  Su formación de comunicadora, escritora de discursos políticos, guiones de comedia y comedia musical, y libretos para el teatro aficionado local, la han armado con un poder de observación perspicaz de nuestra realidad hispanoamericana. Hay que leer su nueva novela, Peregrinos (publicada por Penguin Random House), que cuenta la historia de dos familias de Prusia que huyen de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, para seguirle la pista a su propuesta narrativa.  No debemos perderle el rastro a esta escritora porque dará mucho de qué hablar.

Daniel Torres

Ohio University

Originalmente publicada en:  Latin American Literature Today

 

autoras autoras mexicanas El murmullo de las abejas Huracán literatura Literatura mexicana Peregrinos Sofia Segovia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.