Herzog, el héroe de la tristeza

Saul-Bellow

El Héroe de la Tristeza: así llamó Malcolm Bradbury a Moses Herzog en su prólogo a la edición norteamericana.

Herzog es un libro sobrecogedor a muchos niveles y por infinidad de razones. La historia de este antihéroe es la historia de un intelectual judío, a medio camino entre sus raíces y su realidad. El cliché de la tierra de las oportunidades y del sueño americano se contrapone a la tragedia personal de haber fracasado en todos sentidos. Y la tragedia se acompaña de una lucidez arrolladora que parece intensificar el sinsabor del infortunio.

El monólogo interior de Herzog podría diluirse de no ser por esas cartas que son en realidad la columna vertebral de esta novela. Cartas que Herzog dirige a los más variopintos personajes pero que nunca dejan su escritorio: un motivo para explicarse a sí mismo los porqués del desastre y un pretexto para cronicar su historia.

La historia de Herzog, como la de todos los personajes que Bellow supo construir con inconfundible maestría, es la historia de alguien que parece posarse al lado nuestro a medida que avanzamos con la lectura. Y he ahí una de las más grandes proezas del autor: los personajes cobran vida, parecen hablarnos; entablamos un diálogo con ellos y nos resistimos a dejarlos fuera de nuestra realidad.

¿Con quién nos topamos en la prosa de Bellow? A mí, al menos, me vinieron a la mente dos personajes. Philip Roth principalmente, sin duda, por ser éste heredero indiscutible de la tradición bellowiana. Jean Paul Sartre, por otro lado, de quien Bellow emuló un existencialismo que supo magníficamente adaptar a la Norteamérica de las posibilidades infinitas. En cuanto a su estilo, no hay nadie que se equipare con Bellow como el gran narrador de la desgracia del intelectual judío atrapado entre su pasado y su presente.

Y  de todos estos antihéroes, nadie como Moses Herzog, el Héroe de la Tristeza más fascinante de la historia de la literatura.

 

Wendolín Perla

Reseña dellibro  Herzog, Saul Bellow DEBOLS!LLO, 2013


 

Sigue leyendo por temas:
, ,
Otros textos de Redacción Langosta

Lev Tolstoi

Quedó huérfano a los nueve años y tuvo tutores franceses y alemanes...
Leer más

Deja un comentario