Gritarle a un libro

LAURA-RESTREPO1

Allá en tiempos remotos, cuando aún se amarraba a los perros con longaniza, fui un ignorante e ingenuo estudiante de Letras que quizá por lo mismo no tardó en desarrollar gusto-fijación-idolatría por obras de complejidad que entonces me pareció extrema. Mientras menos comprensible, más disfrutable; mientras más insólito, mejor; mientras más innovador en materia de lenguaje, técnica y estructura, mayormente respetable; mientras más ignoto y menos leído por las masas, más nirvánico, y así. “¿Literatura nacional? Eso murió junto con Sor Juana”: insensateces como esta me gustaba declarar. Recuerdo ahora, con una sonrisa, cómo solía pasear por los pasillos de la UAM, poniendo cara de Cristo resucitado y con una de esas obras bajo el brazo, pero colocada de modo que mostrara ostensiblemente su título.

Eeeeeen fin: mucho tiempo después, frente al pelotón de fusilamiento que constituyen los hipotéticos lectores de estas líneas, soy de nuevo el mero lector bienintencionado que fui entre mis nueve y mis diecinueve años, y me declaro sin reservas ferviente partidario delgalano arte de contar historias, tal como lo practicaron mis venerados Verne, Altamirano, Salgari, Poe, Quiroga, Dickens. Gracias a ellos por meterme en la piel de sus personajes, y por hacerme llorar, reír, angustiarme, amar… Y por hacer que la lectura fuera primero gusto, luego afición, vicio, profesión, y luego, simplemente, vida.

Llegado a este punto, con poco espacio disponible, abordo por fin el tema que me trajo aquí: intentar una reseña de La Isla de la Pasión, mi novela favorita de Laura Restrepo, y me pregunto por qué divagué tanto y sobre todo por qué no regreso ahora a corregir este… texto. Mi inconsciencia, o tal vez mi buena fe, me hacen decidir que lo dejaré así, pues en medio de tanta digresión algo habrá quedado, y porque para lograr mi propósito se requieren solamente tres datos: uno, que la historia narrada ocurre en Clipperton, isla perdida en el Pacífico o más bien mero atolón coralino que hasta 1930 fue mexicano y es ahora francés; dos, que la novela es emocionante desde el inicio, pero en particular cuando deja a hombres, mujeres y niños abandonados a su suerte en ese atolón en medio de la nada, y entre ellos destaca el gobernador Ramón Arnaud, en cuya memoria se erigió un monumento en Orizaba; tres, que la he leído y releído, primero asumiéndola como pura invención y luego, con mayor conocimiento de causa, como una sabia mezcla de ficción y realidad, y en ambas lecturas, metido en la piel de los personajes y ante una atroz decisión de Arnaud, le grité, ambas veces con igual furia e idénticos resultados: “¡No, estúpido, no lo hagas! ¡No!” Y Arnaud, el muy necio, no me hizo caso. Joder.

Por Ramón Córdoba

 

Hablamos de☞  La isla de la pasión, Laura Restrepo, Alfaguara, 2014. 


Otros textos de Redacción Langosta

Lo que las estrellas escriben

El barrio de Coyoacán es una de las zonas más pintorescas, hermosas...
Leer más

Deja un comentario