George Edwards

Más tarde trabajó en la embajada de Cuba, en donde tras tres meses de estancia, fue declarado “persona non grata” por el gobierno de Castro.
Regresó a su país y tras el golpe militar del general Pinochet, se exilió a Barcelona, en donde compaginó su labor literaria colaborando en diversos periódicos como El País o ABC, La Nación (Argentina), El Universal (Venezuela) o El Mercurio (Chile).
A su regreso a Chile fue nombrado embajador en la UNESCO, y en el año 2010, embajador de Chile en Francia. Es miembro de la Academia Chilena de la Lengua, y ha recibido numerosos honores en diversos países, como la Legión de Honor en Francia. En 1994, obtuvo en Premio Nacional de Literatura en Chile, y en 1999, el Premio Cervantes en España.

Sigue leyendo por temas:
,
Otros textos de Redacción Langosta

El vampiro de la colonia Roma, 35 años y sigue vigente

El vampiro de la colonia Roma / Debolsillo, 2012. En 1979, diez...
Leer más

Deja un comentario