Francisco de Quevedo

Estudió en el colegio imperial de los jesuitas y, posteriormente, en las Universidades de Alcalá de Henares y de Valladolid, ciudad donde adquirió su fama de gran poeta y su popular rivalidad con Góngora. Es especialmente recordado por “Soneto” y “A un hombre de gran nariz”. Estudió varios idiomas, que aprovechó tanto para la traducción de obras extranjeras como para su propia producción. Su obra abarcó todos los géneros literarios de su época. Así, tenemos sus escritos burlescos, pero también poemas en que vemos reflejadas sus ideas, y otros, de amor, que se ven ensombrecidos por su obsesión con el paso del tiempo y la muerte. Su estilo es complejo pero sin dejar en segundo plano la belleza; “Sermón estoico de la censura moral” es un claro ejemplo de la maestría de este poeta. Pero también dejó su huella en la narrativa, donde destacan La cuna y la sepultura y su novela picaresca Historia de la vida del Buscón, llamado don Pablos, publicada en forma clandestina durante mucho tiempo. Recordado tanto por su impecable uso de la lengua como por su fuerte y controversial personalidad. Descrito por Justo Lipsio como la “gloria excelsa de los españoles” que llevó una vida tan productiva literariamente como turbulenta en el ámbito social y político.

Sigue leyendo por temas:
Otros textos de Redacción Langosta

Philip Roth

Roth publicó su primer libro, Adiós, Columbus (1959), poco después de haber...
Leer más

Deja un comentario