Fiódor Dostoievski

Tuvo una infancia difícil, y muy joven fue enviado a la Academia Militar de San Petersburgo, al graduarse, decidió dedicarse a la literatura. Publicó su primera novela en 1846, Pobre gente. En 1849, su carrera literaria quedó fatalmente interrumpida. Se había unido a un grupo de jóvenes intelectuales que leían y debatían las teorías de escritores socialistas franceses, por aquel entonces prohibidos en la Rusia zarista. Fue condenado a muerte e indultado pero sentenciado a cuatro años de trabajos forzados en Siberia y a servir a su país, posteriormente, como soldado raso. Las tensiones de ese periodo se materializaron en una epilepsia, que sufriría durante el resto de su vida. Entre sus novelas más reconocidas se encuentran: Crimen y castigo (1866), El jugador, Los endemoniados (1871-1872). Cuando regresó a Rusia, en 1873, había obtenido ya el reconocimiento internacional. Su última novela, Los hermanos Karamazov (1880), la completó poco antes de su muerte. Sobre estas cuatro últimas novelas, en las que Dostoievski traslada a sus narraciones los problemas morales y políticos que le preocupan, descansa el reconocimiento universal.
Su obra narrativa ejerció una profunda influencia en todos los ámbitos de la cultura contemporánea. Se anticipó a la psicología moderna, al explorar los motivos ocultos y comprender de un modo intuitivo el funcionamiento del inconsciente, que se manifiesta claramente en las conductas irracionales, el sufrimiento psíquico, los sueños y los momentos de desequilibrio mental de sus personajes.

Cualquiera puede figurarse lo que sería aquel hombre como padre y educador. Abandonó por completo al hijo que había tenido con Adelaida Ivanovna, pero no por animosidad ni por rencor contra su esposa, sino simplemente porque se olvidó de él. Mientras abrumaba a la gente con sus lágrimas y sus lamentos y hacia de su casa un lugar de depravación, Grigori, un fiel sirviente, recogía a Mitia. Si el niño no hubiera hallado esta protección, seguramente no habría tenido a nadie que le mudara la ropa. También su familia materna le había olvidado. Su abuelo había muerto; su abuela, establecida en Moscú, estaba enferma; sus tías se habían casado.

(Los hermanos Karamazov)

Sigue leyendo por temas:
Otros textos de Redacción Langosta

Mark Twain

A los doce años quedó huérfano de padre, abandonó sus estudios y...
Leer más

Deja un comentario