Evelyn Waugh

Se incorporó a la marina de guerra durante la Segunda Guerra Mundial. Desde su primera novela, Grandeza y decadencia (1928), manifestó el humor satírico que le hizo célebre y caracteriza toda su obra, exceptuando la sentimental Retorno a Brideshead (1945). Entre sus novelas destacan: Fechoría negra (1932), Un puñado de polvo (1934), El ser querido (1948), la trilogía antimilitarista integrada por Hombres de guerra (1952), Oficiales y caballeros (1955) y Rendición incondicional (1961), y Las pruebas de Gilbert Pinfold (1957). Es autor de biografías, relatos de viajes (Waugh en Abisinia, 1936), cuentos y una autobiografía (1964).
En un artículo de El País:

Borges lo retrató con humor y concisión: “Evelyn Waugh ha declarado: ‘Distracciones: comer, beber, dibujar, viajar, calumniar a Aldous Huxley. Odios: el amor, la buena conversación, el teatro, la literatura, el principado de Gales’”. Genio y figura.

Sigue leyendo por temas:
Otros textos de Redacción Langosta

“La discreta recompensa de los sacrificios”

“Nada me satisface”, se escucha en la voz de José Agustín. O...
Leer más

Deja un comentario