Eusebio Ruvalcaba

Ha escrito los cuentos: ¿Nunca te amarraron las manos de chiquito?, Al servicio de la música, Pocos son los elegidos perros del mal, y es colaborador regular de los diarios El Financiero y Milenio, así como de la revista Vértigo. Ha obtenido diversos premios y distinciones; actualmente pertenece al Sistema Nacional de Creadores de Conaculta. Conferencista y coordinador de talleres de creación literaria, apreciación musical y periodismo cultural, ha prologado libros, discos y catálogos de artistas plásticos. Entre otras distinciones, en 2008 recibió la presea Sor Juana Inés de la Cruz, y en 2011 se le hizo un homenaje en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.
Dice él sobre la literatura:

Del trabajo literario se puede hablar de lo que significa la técnica o la hondura, pero resultaría muy pedante en boca propia decir cuál es la técnica en mi trabajo. Son cosas sobre las que no me siento solvente para hablar porque son mis trabajos; es como si yo dijera que mi hijo tiene los ojos muy bonitos.

Y sobre la lectura:

Yo creo que el único criterio es que se puede llegar a un libro a través del azar, que caiga a nuestras manos por alguna circunstancia que está fuera de control; por ejemplo, si entro a una oficina donde hay un libro que después de hojearlo me gusta y no hay gente, me lo llevo, por ende, su lectura será por el azar.
También cuenta mucho la recomendación de boca en boca y creo más en ésta y en los ojos de un amigo que me dice: ‘No puedes dejar de leerlo’. Creo más en eso que en los juicios de los suplementos especializados, de la crítica y, definitivamente, de los premios. Cuando un libro dice: ‘Esta novela lleva 100 mil ejemplares la primera semana’, automáticamente sospecho y me aleja; o que diga: ‘Ha sido protagonizada por Brad Pitt’, en lugar de decir ‘¡Guau, lo voy a leer!’, eso es lo último que leo.

Sigue leyendo por temas:
Otros textos de Redacción Langosta

Maruan Soto Antaki

Estudió cine en el Centro de Capacitación Cinematográfica y se ha desenvuelto...
Leer más