Ernest Hemingway

Ya se había iniciado en el periodismo cuando se alistó como voluntario en la Primera Guerra Mundial, como conductor de ambulancias, hasta que fue herido de gravedad. De vuelta a Estados Unidos retomó el periodismo hasta que se trasladó a París, donde alternó con las vanguardias y conoció a Ezra Pound, Pablo Picasso, James Joyce y George Stein, entre otros. Participó en la Guerra Civil Española y en la Segunda Guerra Mundial como corresponsal, experiencias que luego incorporaría a sus relatos y novelas. Sus relatos inauguran un nuevo tipo de “realismo” que, aunque tiene sus raíces en el cuento norteamericano del siglo XIX, lo transforma hacia una cotidianidad dura y a la vez poética, que influiría en grandes narradores posteriores como Raymond Carver. Recibió el premio Nobel en 1954. El viejo y el mar, París era una fiesta y Por quién doblan las campanas son algunos de sus clásicos.
Su labor como periodista lo influyó estéticamente, pues lo obligó a escribir frases directas, cortas y duras, excluyendo todo lo que no fuera significativo. En algunas de sus mejores historias hay un vago elemento simbólico sobre el que gira el relato, como una metáfora que se desarrolla en el plano de la realidad. La mayor parte de su obra plantea a un héroe enfrentado a la muerte que cumple una suerte de código de honor; de ahí que los personajes sean matones, toreros, boxeadores, soldados, cazadores y otros seres sometidos a presión. Tal vez su obra debe ser comprendida como una especie de romanticismo moderno, que aúna el sentido del honor, la acción, el amor, el escepticismo y la nostalgia como sus vectores principales.

–Está bien –dijo el hombre–. ¿Qué decidiste?
–No –dijo la muchacha–. No puedo.
–¿Querrás decir que no quieres?
–No puedo. Eso es lo que quiero decir.
–No quieres.
–Bueno –dijo ella–. Arregla las cosas como quieras.
–No arreglo las cosas como quiero, pero, ¡por Dios que me gustaría hacerlo!
–Lo hiciste durante mucho tiempo.

(El mar cambia, fragmento)

Tags from the story
More from Redacción Langosta

Michel Schneider

Sus libros siempre han estado ligados a sus aficiones y sus responsabilidades...
Read More

Deja un comentario