Emily Dickinson

A los treinta años se retiró de la sociedad y durante el resto de su vida vivió como una ermitaña, manteniendo contacto con sus amigos únicamente a través de sus enigmáticas cartas; sin embargo, entre las pocas personas que frecuentó, tuvo especial aprecio por el Reverendo Charles Wadsworth, quien tuvo un impacto enorme sobre sus pensamientos y su poesía. Admiró también a los poetas Robert y Elizabeth Barrett Browning, así como a John Keats. Aunque su producción poética fue muy amplia, sólo fue editada en 1890 después de su muerte, ocurrida en 1886.

A salvo en sus cámaras de alabastro,
Insensibles al amanecer y al mediodía,
Duermen los mansos miembros de la resurrección,
Viga de raso y techo de piedra.

La luz se ríe de la brisa en su castillo sobre ellos,
Murmura la abeja en un oído imperturbable;
Trinan los dulces pájaros en cadencia ignorada,
-Ah, ¡cuánta sagacidad aquí perecida!

Solemnes pasan los años, crecientes, sobre ellos;
Los mundos recogen sus arcos y los firmamentos reman,
Se arrojan diademas y se rinden los dux,
Tácitos como puntos sobre un disco de nieve.
(A salvo en sus camas de alabastro)

Sigue leyendo por temas:
Otros textos de Redacción Langosta

André Maurois

Pertenecía a una familia de judíos alsacianos instalados en Normandía en 1871...
Leer más

Deja un comentario