Elif Shafak

En este libro habla de la historia turca y de la ciudad de Estambul, utilizando los recursos de una novela moderna, siendo el trasfondo también la situación de la mujer en el Islam. Por sus referencias al genocidio armenio (fácilmente extrapolable al kurdo) su labor fue muy criticada por las autoridades de Turquía, que la han acusado de insultar al pueblo turco y han pedido incriminarla por injurias, cargo que la habría convertido en la primera escritora de la Turquía moderna en ser encarcelada por una obra de ficción. El fruto del honor es su obra más reciente.
Tras ser perseguida por la justicia de su país cuando publicó La bastarda de Estambul, Shafak parece haberse reconciliado con Turquía. “Es un ejemplo único en el mundo musulmán. Un país islámico laico que camina hacia la modernidad. Probablemente es el único que comparte los valores occidentales y orientales”.
La escritora fue finalmente absuelta de la acusación de “insultar a la identidad turca” por recordar, por boca de uno de sus personajes de ficción, el genocidio armenio de 1915. Un tabú para la Turquía fundada por Attatürk tras la caída del Imperio Otomano. “Todo va muy rápido ahora en Turquía. Hace tres años la atmósfera era muy diferente, pero las acusaciones contra intelectuales [Orhan Pamuk y otros escritores fueron también encausados] no procedían del Estado, sino de sectores extremistas de la sociedad civil”, explica en una entrevista realizada por El País.

Sigue leyendo por temas:
,
Otros textos de Redacción Langosta

Anne Tyler

Se licenció de la Universidad de Durham de Carolina del Norte donde...
Leer más

Deja un comentario