folder Publicado en Reseñas
El motor de perros y humanos
Ketrín Nacif Goddard comment 0 Comentarios

Desde que comencé a leer las primeras páginas de Colmillo Blanco supe que me encontraba ante un libro universal, más allá de la anécdota o de los personajes, esta novela nos habla de frente sobre temas tan humanos como la supervivencia o las jerarquías sociales.

Colmillo Blanco es un perro lobo que, desde el momento de su nacimiento, destacó de entre sus hermanos como el más fuerte, y aún siendo cachorro conoció a los humanos. Con ellos se enfrentó por primera vez a la lucha entre su misma especie por ganar el lugar del líder de la manada. Después de un tiempo, la suerte de Colmillo Blanco lo lleva a caer en manos de un hombre que busca ganar dinero sometiéndolo a peleas de perros. En una ocasión Colmillo Blanco queda tan mal herido que peligra de muerte, pero gracias a Scott, un buen hombre que lo rescata y lo lleva con él, su vida cambió por completo, hasta convertirse en un perro querido y con descendencia.

El hambre es un tema central en esta novela, ya que determina en muchas ocasiones las acciones de los personajes. Desde el inicio, Colmillo Blanco es el único de sus hermanos que sobrevive al hambre y al frío, y es precisamente por el hambre que él y su madre se acercan a los humanos y se desencadena toda la historia. El hambre es el motor de los lobos y de los seres humanos, aquella primera necesidad que ambos compartimos, sin importar nuestra fuerza o si carecemos o no de inteligencia lógica.

La supervivencia del más fuerte es otro tema presente en toda la novela, y es inevitable no detenernos a pensar que esa regla natural que presenciamos en la historia, específicamente en la complicada vida de Colmillo Blanco, también es algo que nos compete a los seres humanos. La vida es una aventura, la mayoría de las veces peligrosa y salvaje, en donde nos encontraremos con dificultades y personas que, por hambre física o espiritual, querrán devorarnos y hacernos saber que, en la ley del más fuerte, el que sobrevive es el que es implacable.

A la par de esos dos temas tan centrales como lo son el hambre y la supervivencia, en esta novela de Jack London, publicada en el año de 1906, es muy importante la cuestión del maltrato animal. Cuando Scott compra a Colmillo Blanco y lo rescata de aquel hombre que lo usaba para ganar dinero peleando con otros perros, su vida de animal esclavizado y violento se transforma en la de un perro querido y de casa, esto gracias al amor y a la paciencia que su nuevo dios, como el mismo Colmillo Blanco le llamaba, le había dado.

La historia de Colmillo Blanco es dura pero a la vez entrañable, una historia universal que todo el mundo puede leer y disfrutar. Tal vez es por eso que se han hecho varias adaptaciones de esta novela al cine, por ejemplo, en 1991 la dirigida por Randal Kleiser, protagonizada por Ethan Hawke; y, más recientemente, la adaptación animada estrenada en 2018, dirigida por Alexandre Espigares y que actualmente se puede ver en Netflix.

Colmillo blanco Colmillo Blanco netflix escritor estadounidense Jack London literatura novela novela estadounidense perro lobo perros en la literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.