Cuatro motivos que me hacen disfrutar de una literatura fantástica

Nuestro añejo conocido Bastian Baltasar Bux emprendió un viaje hacia sí mismo a través de cierto libro que encontró en una biblioteca y cuyo título, por obvio, no mencionaré. Si estas 29 palabras no te han hecho recordar que Bastian se sumerge en otro mundo (donde se encuentra con Atreyu y Falkor) mediante páginas y palabras, probablemente has vivido aislado en una caverna los últimos cuarenta años y tampoco sabes que el invierno se acerca, como también, volando a lomos de uno de sus hijos y comandando un poderoso ejército, se acerca la madre de los dragones.

Ahora bien, si cuanto llevas leído hasta aquí te resulta no sólo conocido sino evidente, es claro que disfrutas de incursionar en realidades alternas, pobladas por toda clase de seres extraños, incluyendo los que aquí y ahora nos parecerían imposibles. También es claro que buscas en los libros el mejor de los poderes: el de la imaginación. Y que lo buscas en una de sus variedades específicas: la fantástica.

Incluso en la Wikipedia es posible encontrar definiciones de lo fantástico como género literario, y al menos un somero recuento de cómo tales definiciones han ido evolucionando sin que ninguna se establezca como definitiva, así que descuida: no intentaré aquí (ociosamente) explicarte en qué consiste el género, pero sí te diré que lo disfruto mucho cuando:

  1. Postula otra realidad total, ya sea en un mundo alterno o paralelo, en otro planeta o universo, en un futuro lejano o, de manera inquietante, como producto de una sola mente maestra que gobierna a las demás (¿recuerdas lo que descubre Neo?).
  2. Lleva implícita una épica, es decir, la voluntad de un grupo, numeroso o no, que decide combatir hasta las últimas consecuencias. Nadie se rinde. Nadie toma prisioneros (eso ocurre con la Guardia de la Noche que defiende el Muro).
  3. Incluye a un héroe sin vocación de serlo (sí pues: como el ya mencionado Bastian).
  4. También lleva implícita una lírica. Hay espacio para el amor, para la expresión de altos ideales, para las convicciones personales (aquí no daré un ejemplo: si has leído algo así, lo conservas entre tus mejores recuerdos).
More from Ramón Córdoba

Amor y sexo por leer

Amor… Las mejores páginas de la literatura de todos los tiempos que...
Read More

Deja un comentario