Autos usados y el desencanto latente

bisonte2
Autos usados / Mondadori, 2012

Tuve la fortuna de ver el manuscrito de este libro cuando comencé a colaborar con el grupo editorial Random House. Sabía poco de Daniel Espartaco pues únicamente había leído su novela corta Gasolina, una divertida parodia sobre los escritores jóvenes y el sistema cultural mexicano. Empecé a leer el manuscrito sin saber qué esperar. La novela me atrapó, el narrador se encuentra en una búsqueda casi escapatoria, con una mirada plena de nostalgia y desencanto.

Es una novela muy madura que habla sobre la juventud del narrador en el norte de México, esta proximidad a la frontera lo ubica cerca del progreso y la modernidad norteamericana pero lo mantiene anclado a su realidad como mexicano. El narrador es hijo de padres divorciados, quienes fueron idealistas revolucionarios de jóvenes; su mundo está lleno de hastío pues vive en un pueblo donde no hay nada que hacer más que conducir un viejo automóvil tratando de encontrar algo de alcohol y mujeres.

Los autos usados que había en esa época eran uno de los símbolos más claros de la decadencia en los ideales del progreso industrial en el siglo XX. La industria automotriz ensamblaba autos de líneas estilizadas que gritaban movimiento veloz, con motores potentes de ocho cilindros que dan una falsa sensación de libertad. Cito un fragmento acerca de los automóviles norteamericanos:

Autos de lujo, algunos fabricados antes de la crisis de los combustibles, fruto de una civilización que había conquistado el mundo gracias al tamaño de sus vehículos; autos que llegaron a vendernos un sueño americano reciclado y más barato.

Necesita un automóvil porque en la ciudad norteamericana de Amarillo, Texas, ve la esperanza de un futuro mejor para él y para su novia; es también una escapatoria de su entorno que se corrompe rápidamente debido a la creciente presencia del narcotráfico.

El libro está escrito con una voz fresca, con mucha cadencia, y cuenta con una precisión excelente en los detalles. Estos detalles como la descripción de un automóvil, una cajetilla barata de cigarros, el frío al caminar por la orilla de la carretera, o un gesto apenas percibido, forman imágenes de gran melancolía que vuelven a Autos usados una novela muy interesante, son imágenes de rebeldía y angustia. Aunque Elías, el narrador, no llega al pueblo de Amarillo, el libro se convierte en un viaje por su madurez: un matrimonio fallido, su vida en la ciudad de México en la búsqueda de nuevos ideales sin dejar atrás la violencia que nos devora.

Daniel Espartaco Sánchez es Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen en 2005 y Premio Nacional de Cuento Agustín Yáñez en 2009. Y me alegré el año pasado al enterarme que con este libro había ganado el Premio Bellas Artes Narrativa Colima para Obra Publicada 2013. Este autor ya es un referente de la nueva literatura y Autos usados es un libro clave en su obra. Es una novela sobre el mal y la mentira que dejará al lector con sentimientos encontrados, pero también con algo de esperanza.

 

Jesús Mátero

Sigue leyendo por temas:
, ,
Otros textos de Redacción Langosta

Samuel Beckett

De su variada producción destacan los libros de poemas Quienescopio (1930) y...
Leer más

Deja un comentario