Augusto Monterroso

Aunque nacido en Honduras, Augusto Monterroso era hijo de padre guatemalteco y optó por esta nacionalidad al llegar a su mayoría de edad. Participó en la lucha popular que derrocó a la dictadura de Jorge Ubico y posteriormente tuvo que exiliarse. Con un paréntesis en Guatemala y algún destino diplomático, vivió desde 1944 en México, donde trabajó en la UNAM y, como traductor, en el Fondo de Cultura Económica. De formación autodidacta, desde muy joven alternó la lectura de los clásicos de las lenguas española e inglesa con trabajos que le servían para contribuir al sostenimiento de su familia. Fue cofundador de la revista literaria Acento y se le ubica como integrante de la Generación del 40. Escritor de fama internacional, mereció importantes galardones y reconocimientos, como el premio Príncipe de Asturias (España, 2000) y el Juan Rulfo (México, 2000). Sus obras han recorrido países y entre sus títulos están Obras completas, La oveja negra y demás fábulas, Lo demás es silencio (novela), entre muchos otros. Su clásico microrrelato es: “Y cuando desperté, el dinosaurio todavía seguía ahí”.

Caballos imaginando a Dios
A pesar de lo que digan, la idea de un cielo habitado por Caballos y presidido por un Dios con figura equina repugna al buen gusto y a la lógica más elemental, razonaba los otros días el caballo.
Todo el mundo sabe -continuaba en su razonamiento- que si los Caballos fuéramos capaces de imaginar a Dios lo imaginaríamos en forma de Jinete.

Sigue leyendo por temas:
,
Otros textos de Redacción Langosta

Madera de detective

¿De qué está hecho un detective? Sin duda de una suerte de...
Leer más

Deja un comentario